rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Publicado el • Modificado el

Rafael Correa: ‘Usaremos todas las vías para defendernos de esta persecución política’

media
El ex presidente Rafael Correa, en 2017 en Bogotá. Raul ARBOLEDA / AFP

Solicitado por la justicia de su país, por su presunta participación en el secuestro de un opositor, el ex presidente del Ecuador, Rafael Correa, denuncia una persecución política. En una entrevista exclusiva con RFI, Correa no confirma, ni desmiente el haber solicitado el asilo en Bélgica.


El ex presidente Correa es enfático a la hora de denunciar una “persecución política”. Lo hace desde su casa en Bélgica, donde reside junto a su familia desde 2017. Responde así a la justicia ecuatoriana que, 24 horas antes, decidió llevarlo a juicio por su presunta participación en el secuestro de Fernando Balda, un opositor político, en Colombia, el año 2012.

En una entrevista exclusiva con RFI, Correa –que gobernó Ecuador desde 2007 a 2017- es evasivo a la hora de contestar si pidió o no el asilo a Bélgica, como lo afirmara este jueves la Agencia de Prensa Francesa (AFP). “No puedo confirmar ni negar esta información”, sentencia el ex mandatario, agregando que él y su defensa usarán “todas las vías para defendernos de esta persecución política”.

Según fuentes próximas al caso –siempre citadas por la AFP-, Correa habría solicitado el asilo en junio pasado, pocos días antes de que la justicia ordenara su prisión preventiva y solicitara a Interpol la difusión de una circular roja en su contra.

Interrogado acerca de la posibilidad de regresar a Ecuador para enfrentar el juicio Correa responde: “Ecuador está totalmente fuera del orden constitucional. Se defenestró la corte constitucional. Designaron a dedo, contra la ley, el consejo de judicatura, el que maneja todo el sistema de justicia. Sólo pusieron enemigos míos ahí. Nombraron a dedo un fiscal encargado, que no existe, con la consigna de perseguirme”.

Según el ex mandatario la idea era sacarlo de la próxima campaña electoral. “Esa era la estrategia: vincularme, acusarme, y sabían que con una orden de prisión yo no podía volver al país para que me humillen y me metan preso”, explica Correa.

El ex mandatario dice tener ahora todas las cartas puestas en lo que puedan resolver sobre su caso las instancias internacionales: “vamos a ver qué dice Interpol sobre la petición de alerta roja. Tenemos casi la certeza de que eso va a ser rechazado y contundentemente”.