rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Bolivia: las Ñatitas, un culto a los cráneos para celebrar a los difuntos

Por Alice Campaignolle

Si conmemorar sus muertos es universal en este mes de noviembre, cada región tiene sus propias tradiciones. En Bolivia, cada 8 de noviembre, los cementerios se llenan de visitantes acompañados de cráneos, para la Fiesta de las Ñatitas.

Por nuestra corresponsal Alice Campaignolle, desde La Paz.

En Bolivia, Todos los Santos no se festeja como en otros lugares. Los bolivianos de los Andes conmemoran a sus difuntos cada 1 de noviembre, pero también consagran un culto a los cráneos humanos. Son las Ñatitas, que tendrían el poder de proteger a los que les rezan.

Elizabeth Portugal es cuidadora de calaveras: no sólo las resguarda, sino que también y sobre todo, cuenta con el poder de comunicarse con ellas. Al entrar en su casa, se debe hacer una oración, hablar en voz baja, y nunca se debe cruzar las piernas porque trae mala suerte. Lo mejor es sentarse y esperar tranquilamente su turno.

En este mes de noviembre, los visitantes son numerosos. Según la tradición andina rezar a las calaveras trae protección y buena salud. Elizabeth tiene un don, puede leer el futuro e invocar a las Ñatitas y por esta razón la gente le va entregando cráneos desde hace muchos años: “Las personas que están viajando, a Estados Unidos, México, etc., me lo traen. Es decir es como una donación, me lo dan y ya no lo pueden recoger”, explica Elizabeth.

Las calaveras se alinean en unos estantes, al lado de ofrendas, hojas de coca, dulces o ramos. Y cada uno de los cráneos tiene un gorro con su nombre bordado. Está Sandra, la favorita de Elizabeth, Óscar, que resuelve los problemas de salud, Juanito, Rafael y Soledad. Cada uno tiene su historia, pero Elizabeth es la única en conocerla. “Hay muchas historias de las que realmente no quiero hablar porque ellos me impiden hablar, me impiden mucho, porque no quieren que nadie sepa su vida”, comenta.

Elizabeth cuida con mucho cariño estas calaveras, son su familia, dice. Les reza y les pide favores: hacer reaparecer lo que fue robado, pasar un examen, y, a veces, lanzar hechizos sobre personas malvadas. Pero de eso, no se habla mucho, la brujería no tiene buena fama.

Elizabeth puede también leer el futuro, y hacer rituales para contrarrestar las malas energías. Pero es primordial que la gente confíe en los poderes de las Ñatitas: "Todo es mediante la oración del de arriba. Aquí viene la gente de mucha fe, para que aparezcan sus cosas, que se solucionen sus problemas. Es mucha fe. No es no más el Señor, ellos también interceden”, subraya Elizabeth.

Este 8 de noviembre, los 73 cráneos de Doña Elizabeth serán trasladados al cementerio general donde serán honrados, rezados y disfrazados. Hoy se van a mezclar tradición andina y fe católica. Un sincretismo muy interesante, según el investigador David Mendoza: “Todos los Santos fue el 1 y el 2, y tiene también un contexto católico. Pero dentro de este contexto hay todas estas identidades, todas estas formas de ser del mundo prehispánico. En esta medida, esta forma de celebrar el retorno de los ancestros que hemos tenido, se complementa para mí con este manejo de los cráneos.”

Con música, bailes y alcohol, el cementerio estará lleno hoy. Es un momento para conmemorar a los muertos sin llantos, pero con alegría y buena energía.