rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Elecciones Justicia

Publicado el • Modificado el

Florida devuelve el derecho de voto a los exconvictos

media
El republicano Ron DeSantis le ganó al demócrata Andrew Gillum en Florida. RFI/Natalia Olivares

Florida decidió restituirles el derecho de voto a quienes fueron condenados por la Justicia, anulando una ley de hace más de un siglo que les impedía sufragar de por vida. La enmienda número cuatro restablecerá automáticamente el derecho de voto a un millón y medio de personas que cumplieron sus sentencias, incluyendo el periodo de libertad condicional o trabajos comunitarios. La cláusula, que no se aplicará a los culpables de asesinatos o delitos sexuales, recibió más del 60% de los votos necesarios para que fuera aprobada.


Por Annalisa Girardi para RFI

Debido a esta ley arcaica, redactada hace más de 150 años durante la Reconstrucción después de la guerra civil para impedir el voto a las minorías, Florida era uno de los estados con mayor población de adultos inhabilitados para votar. Sobre todo, la ley perjudicaba desproporcionadamente a la comunidad afroamericana, ya que los negros están sobrerrepresentados en el sistema penal y tienen entonces cuatro veces más probabilidades de no poder votar que el resto de la población.

Según explica la enviada de RFI en español en Miami, Natalia Olivares, “la enmienda número cuatro apunta directamente hacia las comunidades afroamericana e hispana. Aprobada, un millón y medio de expresos floridanos que ya cumplieron con sus sentencias podrán votar en las elecciones presidenciales del 2020 y esto podría favorecer el partido demócrata en este ‘swing state’”.

No es está claro que el voto de los exconvictos sea determinante a la hora de votar entre un candidato demócrata o republicano, pero indudablemente se trata de un aporte importante en las próximas elecciones, que contarán con un millón y medio de votos más que van a alterar el equilibrio entre las dos partes. En Florida se trata de un número impactante, considerando que es uno de los estados que siempre han tenido resultados muy ajustados, aunque sea gobernada por los republicanos desde casi 20 años.

Evelyn Pérez, encargada de política latinoamericana y miembro del equipo de Andrew Gillum, candidato demócrata para gobernador de Florida, ha comentado a la enviada de RFI que el hecho de extender el voto a los exconvictos no comporta automáticamente que ellos voten por el partido demócrata, que ha apoyado la iniciativa. “Ahora tenemos 789.000 hispanos que no tienen afiliación política. (…) El hecho de que haya cientos miles de personas que puedan votar si se pasa la enmienda cuatro no determina si va a mejorar el voto de los demócratas (…) porque todo depende del candidato y de la motivación que les dará para salir a votar”, declaró Pérez.

La consulta se celebró durante el mismo día de las elecciones de medio mandato en que los ciudadanos estadounidenses también estaban llamados a elegir gobernadores y autoridades locales. En Florida el candidato republicano, Ron DeSantis, ganó a Gillum con medio punto, obteniendo el 49.9% de los votos. DeSantis se había opuesto a la enmienda, afirmando que los exconvictos tuvieran que probar su reintegración en el marco de la ley antes de recuperar el derecho de voto.

El precedente gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, también se había enfrentado a la medida. En 2011 aprobó un sistema para que los exconvictos pudieran recuperar su derecho de voto: a través de una ley estableció que los excondenados, cinco años después de ser liberados, podían hacer una petición individual de clemencia directamente al gobernador para volver a votar. Sin embargo, con este método se devolvió el derecho de voto sólo a unas 3.000 personas.

El millón y medio de personas a las que se impedía votar debido a condenas por delitos graves representa un cuarto de los seis millones de estadounidenses excluidos de votar porque están en prisión, en libertad bajo palabra o esperando sentencia. Las reglas varían de estado a otro, incluso hay unos como Maine y New Hampshire en que los reclusos tienen permitido votar. Florida, por su parte, es uno de los cuatro estados, con Kentucky, Iowa y Virginia, donde cualquier delito, incluso delitos menores como posesión de marihuana, significa la pérdida del derecho de voto de por vida.

“Cuando las personas han demostrado que quieren ser un cambio, que aportan a la sociedad, que quieren participar, mientras que en las elecciones de medio término muchas veces la gente ni siquiera sale a votar y los votos son muy bajos, yo creo que se les debería dar la oportunidad. Yo apoyo la enmienda cuatro por esa misma razón”, concluyó Evelyn Pérez, condenando las viejas leyes que negaban injustamente un derecho a personas que habían pagado sus deudas a la sociedad.