rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Honduras Migraciones internacionales

Publicado el • Modificado el

Civiles armados patrullan la frontera para detener caravana de migrantes

media
Shannon McGauley, presidente de la asociación Texas Minutemen Twitter: @McGauley

Voluntarios civiles del Estado de Texas se organizan en grupos, dotados de equipos de campamento, drones y armas para proteger la frontera a toda costa.


La movilización de 7000 soldados a la frontera entre Estados Unidos y México en la operación “Patriota Fiel” parece no ser suficiente para calmar el dolor de cabeza norteamericano. Ahora los ciudadanos han decidido ponerse la gorra de vigilantes voluntarios para iniciar un patrullaje civil  - pero armado – en zona de frontera, con miras a detener la caravana de migrantes proveniente de Centroamérica.

>Lea el reportaje de nuestro corresponsale en Ciudad de México sobre la caravana.

Es el caso de dos asociaciones del Estado de Texas que se han organizado para “proteger la frontera” a toda costa: Texas Border Volunteers y Texas Minutemen.

El presidente de esta última, Shannon McGauley, un texano de 63 años abiertamente identificado con la política republicana, conversó con Radio Francia Internacional para explicar de qué se trata esta operación:

“Texas Minutemen es una organización creada en 2005 y que patrulla la frontera del Estado de Texas. Somos civiles voluntarios y lo que hacemos es organizar grupos, observar y reportar cualquier actividad sospechosa.

Podemos, efectivamente, bloquear un área de actividad ilegal sólo usando nuestros ojos y nuestros drones. Podemos hacer patrullaje aéreo también.”

'Texas Minutemen' cuenta aproximadamente con 100 voluntarios equipados con lentes de visión infrarroja, drones aéreos y, por supuesto, armas. Y se sienten orgullosos. No esconden su descontento hacia los migrantes pero aseguran que su misión es simplemente avisar a las autoridades militares de alguna actividad ilegal.

Shannon McGauley lo expresa sin tapujos:

“¿Qué pasa por mi mente en este momento? Les digo “NO MÁS”. Estamos llenos, no necesitamos más.

A estos migrantes no les importa violar nuestras leyes porque están haciendo lo mismo que hicieron antes sus familiares, por generaciones. Es como una tradición ahora: violar la soberanía estadounidense.

Hay que hacerle entender a esta gente que no van a cruzar, que no van a poner un pie en la frontera norteamericana de nuevo.  Ellos tendrán que regresar a sus países, arreglar sus problemas en vez de huir de su tierra.”

¿Trabajan ustedes en coordinación o bajo las directrices de las fuerzas de seguridad?

“Nosotros solo trabajamos bajo las directrices de la Constitución de los Estados Unidos.

Solo estaremos en nuestra casa, en tierras públicas y privadas, como es nuestro derecho. Y si vemos alguna actividad ilegal, la reportaremos a las autoridades militares para que tomen acciones.”

La caravana de migrantes centroamericanos partió el pasado 13 de octubre desde Honduras y ha recorrido al menos 1600 kilómetros entre Guatemala y México, en su  ruta hacia el sueño americano.

De unos 8000 caminantes que conformaban la polémica caravana, se estima que sólo una cuarta parte -unas 2000 personas- continúan aún  la marcha.

Al preguntarle a  Shannon McGauley si estaría dispuesto a disparar contra una caravana en donde hay mujeres y niños, el texano contraataca rápida y cuidadosamente:  “¿Y quién haría eso…?”