rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Elecciones

Publicado el • Modificado el

Alexandria Ocasio-Cortez, la ‘socialista’ que sacude el Partido Demócrata

media
Alexandria Ocasio-Cortez, una de las figuras que suben en el Partido Demócrata. REUTERS/Jeenah Moon

Tiene apenas 28 años y todas las ganas de cambiar el sistema dese la izquierda del partido. Harta de Donald Trump, la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, de origen puertorriqueño y defensora de la clase obrera, posiblemente se convierta en la representante mujer más joven del Congreso de Estados Unidos.


Con Marie Bourreau, corresponsal de RFI en Nueva York, y AFP

La joven promesa Alexandria Ocasio-Cortez se presenta este martes en una circunscripción a caballo entre los distritos de Queens y Bronx de Nueva York. La joven candidata es una ex camarera que salió de la nada e hizo temblar al establishment político y democrático tras imponerse en las internas frente a un veterano de establishment demócrata, Joe Crowley.

Su victoria tendría un sabor revancha y es de esas historias de éxito que les gusta a los estadounidenses. Esta ex empleada de un restaurante, criada en el Bronx y ex voluntaria del candidato presidencial Bernie Sanders, se ha convertido en una de las nuevas estrellas de la política estadounidense en tan sólo unos meses.

Su ascenso podría representar lo que la prensa norteamericana describe como “el gran cambio”. La joven latina, que se autodefine como socialista, se transformó de pronto en el símbolo de una gran ola de mujeres demócratas que pertenecen a minorías y que, hastiadas del statu quo demócrata y del gobierno de Trump, están revolucionando a la élite de su partido.

Nacida en el Bronx, donde reside hoy en un modesto apartamento de un dormitorio, Ocasio-Cortez se presenta como un cambio en todo sentido: es joven, es mujer, es latina, su piel es color aceituna, maneja hábilmente las redes sociales y está mucho más a la izquierda que cualquier contrincante.

Proveniente de una familia de clase media, su padre era arquitecto y su madre una ama de casa puertorriqueña. Pero las cosas se complicaron con la muerte de su padre de un cáncer en 2008, en plena crisis subprime y cuando Alexandria estudiaba en la universidad.

La familia quedó al borde de la quiebra, su madre comenzó a limpiar casas, y la propia Alexandria trabajó largas jornadas como mesera para ayudar a la familia.

Logró estudiar economía y relaciones internacionales en la Universidad de Boston, donde trabajó también con el fallecido senador Ted Kennedy. Y luego fue organizadora del candidato presidencial de izquierda Bernie Sanders en las elecciones de 2016.

Desde entonces, ha recibido el apoyo del expresidente Barack Obama y está liderando su carrera hacia el Congreso marcando la agenda del Partido Demócrata desde su ala izquierda. Defensora del salario mínimo de 15 dólares la hora, de abolir la policía migratoria (ICE), de ampliar la cobertura de salud y de eliminar la matrícula en universidades públicas, promete también luchar contra el cambio climático y combatir los crecientes costos de la vivienda en Nueva York.

La fotogénica Ocasio-Cortez también ha participado en las últimas semanas en campañas por otros candidatos del ala izquierda del Partido Demócrata en Kansas, California, Misuri o Michigan.

"Es muy joven, tiene mucha energía y es muy inteligente (...); es muy buena candidata y ha trabajado muy duro", explica la analista política Jeanne Zaino, profesora del Iona College. Y se ha beneficiado "de la frustración real que hay en el país, en la derecha y en la izquierda, con el establishment", subraya.

Para Zaino la pregunta clave es si Ocasio-Cortez y otros "radicales" conseguirán tomar las riendas del Partido Demócrata y provocarán cambios en el gobierno, o si terminarán siendo un equivalente del "Tea Party" republicano, que ganó fuerza en sus inicios pero al final se desbarató.

Ocasio-Cortez enfrenta este martes al candidato republicano Anthony Pappas, un veterano profesor universitario. Y tiene fuertes chances de triunfar.