rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Bolsonaro, el "mesías" de América latina

Por Angélica Pérez

"Con toda certeza es una misión de Dios y estamos listos para cumplirla" aseguró, una vez electo, el nuevo presidente de Brasil. Apoyado en la Biblia y con una violenta retórica basada en la exclusión racial, sexual y política, el ex militar de extrema derecha gobernará al cuarto país más poblado del mundo y primera potencia de América latina. Su triunfo puede generar muchos Boslonaros.

Jair Mesías Bolsonaro está convencido de ser realmente el mesías del pueblo brasileño cuya fuerza lo ha "acompañado siempre junto a la presencia de Dios"; dijo una vez elegido.

55% de electores brasileños refrendaron en las urnas al candidato de la ultraderecha defensor acérrimo de la brutalidad de la represión militar y enemigo, también acérrimo, de todas las expresiones políticas que no sean las de la ultraderecha " No podíamos seguir coqueteando con el comunismo", reza en un discurso que escribió en Facebook tras ser elegido. 

Ese discurso violento, autoritario, misógino, homofóbico y profundamente antidemocrático de Bolsonaro se asemeja a las expresiones neofascistas que se afianzan en EEUU -algunos ven en Bolsonaro la versión criolla de Donald Trump- y en Europa.

Sin embargo, para el politólogo de la Universidad de Sao Paolo, Pablo Ortellado, dos elementos importantes diferencian el extremismo de derecha de Bolsonaro: "Esos signos de corte nacionalista en su discurso estuvieron al servicio de una campaña que no enarboló banderas nacionalistas como la defensa de los trabajadores de Brasil , la economía, las empresas del país o la cultura brasileña ". La otra gran diferencia con las ultraderechas de otras latitudes es el tipo de sectores sociales que les dan su apoyo: " A diferencia de los gobiernos y partidos populistas en Europa o del fenómeno Trump, Bolsonaro tuvo poco apoyo entre los más pobres. La pirámide de su electorado es invertida, muestra mucho apoyo entre los más ricos y va disminuyendo hasta llegar a los más pobres".

Muchos Bolsonaros en la región

"No merece ser violada: ella es muy fea", es una de las perlas misóginas del presidente electo de Brasil. De su discurso homofóbico se ha escapado que sería "incapaz de amar a un hijo homosexual" y que preferiría que este "muriera en un accidente". "No tendrán ni un centímetro de tierra" sentenció durante su campaña refiriéndose a las reservas indígenas. Y sobre los afrodescendientes afirmó que "el más flaco pesa más de 100 kilos, no sirven para nada, ni siquiera para procrear".

La retórica de Bolsonaro rompió todos los límites éticos y, sin embargo, ese discurso lo catapultó en las urnas a la presidencia de Brasil. Un tipo de victoria que tendrá un impacto profundo en el continente latinoamericano con la reproducción de candidatos de este estilo, advierte Ortellado. "Grupos que hoy son muy radicales y pequeños se van a sentir estimulados y van a querer alzar vuelo. Y eso se verá muy seguramente en los próximos ciclos electorales porque su estrategia homofóbica, racista, misógina demostró que el discurso más radical de extrema derecha logra atraer a un grueso del electorado a esas posiciones".

Sin duda, gran parte de ese éxito lo consiguió Bolsonaro con la aquiescencia del empresariado de la agroindustria, la banca, los inversores y, por supuesto, los evangélicos. No con sus propuestas sociales, a las que solo dedicó un 2% en su programa de gobierno, sino con un trabajo de lobby durante la campaña con el que garantizó a las élites políticas que pese a su discurso de extrema derecha tendrá un política económica pro mercado.

 

Lacrimógenas, balas de goma y destrozos: así fue la jornada de protesta de los Chalecos Amarillos

España: claves para entender la entrada de la extrema derecha en el parlamento andaluz

¿Resistirá el imperio Renault-Nissan-Mitsubishi sin su todopoderoso Carlos Ghosn?