rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

OTAN Vladimir Putin

Publicado el • Modificado el

La OTAN saca músculo mirando al Kremlin

media
Soldados estadounidenses de la OTAN durante un ejercicio den Adazi, Letonia, el 23 de octubre de 2018. Fuente: Reuters.

La OTAN lanza este jueves en Noruega las mayores maniobras militares desde el fin de la Guerra Fría, una forma de recordarle a Rusia la solidaridad de los aliados pese a las dudas sembradas por Donald Trump.


Unos 50.000 soldados, 10.000 vehículos, 65 navíos y 250 aeronaves de 31 países participarán en el ejercicio Trident Juncture 18, que busca entrenar a la Alianza Atlántica en el caso de que tenga que socorrer a algún miembro si ocurre una agresión.

"El ambiente en términos de seguridad en Europa ha empeorado significativamente en los últimos años", destacó el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg.

"Trident Juncture envía un mensaje claro a nuestras naciones y a cualquier adversario potencial: la OTAN no busca la confrontación pero estará preparada para defender a todos los aliados contra cualquier amenaza", afirmó en una rueda de prensa el miércoles.

Si bien no se señaló a este "adversario potencial", Rusia estaba en la mente de todos, un país que presume de poderío militar y que comparte con Noruega una frontera de 198 kilómetros en el Gran Norte.

El ejército ruso ha anexionado Crimea, contribuido a desestabilizar el este de Ucrania, aumentado sus capacidades en el Ártico y en septiembre llevó a cabo las mayores maniobras de su historia en Extremo Oriente.

- Ejercicio 'antirruso' -

Por su parte, la embajada de Rusia en Oslo tildó el Trident Juncture de ejercicio "antirruso". "Una actividad así [...] parece provocadora, aunque se intente justificar con objetivos puramente defensivos", señaló.

Desde hace meses, Moscú ha mostrado su malestar por el refuerzo de la presencia militar occidental en la región. Estados Unidos y Gran Bretaña decidieron intensificar los despliegues en Noruega para acostumbrar a sus tropas a combatir en el frío.

La portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, criticó a principios de octubre los "traqueteos de armas" y prometió una "respuesta".

"Los principales países de la OTAN acrecentan su presencia militar en la región, cerca de las fronteras de Rusia", denunció. "Esas acciones, irresponsables conducirán forzosamente a la desestabilización de la situación política y militar en el Norte y a un aumento de las tensiones".

Éstas aún se avivaron más el sábado con el anuncio de Donald Trump de la retirada de Estados Unidos del tratado sobre las nucleares de medio alcance (INF, Intermediate Nuclear Forces Treaty) de 1987.

El presidente estadounidense, que recriminó a Rusia que desarrolle un nuevo misil, el SSC-8, amenazó con aumentar el arsenal nuclear de su país.

- ¿Mayor respaldo para el artículo 5? -

Si bien Donald Trump da señales en todos los sentidos sobre su compromiso respecto con la OTAN, sobre todo sobre el artículo 5 y sus obligaciones de defensa colectiva, el ejército estadounidense participa en Trident Juncture con el mayor contingente, más de 14.000 soldados y un grupo aeronaval.

"Nos entrenamos en Noruega pero, por supuesto, las lecciones que saquemos [...] de Trident Juncuture serán igual de pertinentes en otros países", apostilló Stoltenberg.

El martes, cuatro soldados estadounidenses resultaron heridos de levedad en un choque en cadena de camiones encargados de suministrar material.

Además de los 29 países miembros de la Alianza Atlántica, el ejercicio -que durará hasta el 7 de noviembre- también implicará a Suecia y a Finlandia.

Se invitó a dos observadores rusos y a otros dos bielorrusos. El jefe de la OTAN afirmó que esperaba que Rusia "evite todo comportamiento peligroso".

AFP