rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Reed Brody, el cazador de dictadores

Por Orlando Torricelli

Hace veinte años, el 16 de octubre de 1998, el dictador chileno Augusto Pinochet fue detenido en Londres a instancias del juez Baltasar Garzón. La histórica decisión de los Lores británicos, estimando que podía ser juzgado en cualquier lugar del mundo, por violaciones de los Derechos Humanos, creó jurisprudencia en el derecho internacional; abriendo el camino al juicio de otros dictadores, como el del ex presiden chadiano, Hisséne Habré.

Reed Brody nació en Nueva York en 1953. Apenas graduado como abogado en la Universidad de Columbia, con poco más de veinte años, emprendió un largo viaje a través de América Latina que fue determinante en su carrera de “cazador de dictadores”, cómo algunos le han apodado. Brody participó directamente en el caso más emblemático de todos, el arresto de Agusto Pinochet en Londres.

Reed Brody, el caso Pinochet

El arresto de Pinochet en Londres, fue una decisión que provocó gran efervescencia. Para mi generación era la figura icónica del dictador, un caso emblemático
Reed Brody

 

 

 

Su primer empleo fue en la Fiscalía de Nueva York, que dejó al poco tiempo, tras recoger los testimonios sobre las atrocidades cometidas en Nicaragua por las fuerzas contra insurgentes, financiadas por los Estados Unidos. Testimonios que condensó en su libro : ‘’Contra Terror in Nicaragua: Report of a Fact-finding Mission: September 1984-January 1985’’  editado por South End Press. Informe que fue determinante para que el Congreso estadounidense interrumpiera su financiación a la Contra, que buscaba derrotar a los Sandinistas.

Desde esa fecha Brody, consejero jurídico y portavoz de Human Rights Watch, ha consagrado su carrera a luchar por los derechos humanos. Aunque no es el único, el caso Pinochet es el más conocido de su carrera. En mayo de 2000, poco después de su regreso a Chile, la Corte de Apelaciones aprobó el desafuero como senador vitalicio de Pinochet que pudo así ser investigado y procesado por la justicia chilena. Aunque fue sobreseído por supuestas afecciones mentales, el hecho generó una dinámica nueva en el poder judicial.

Describe su trabajo como un trabajo de investigación jurídico y también político: "desgraciadamente esa justicia funciona solo cuando se crean las condiciones políticas, por eso es mucho más fácil juzgar a un déspota africano que a un ex presidente de Estados Unidos"

El abogado Brody también ha sido un personaje clave en la condena del ex dictador chadiano Hisséne Habré y confiesa que le gustaría que el próximo en ser juzgado fuera George W.Bush, sobre las acusaciones de torturas y las prisiones secretas de Guantánamo.

Lacrimógenas, balas de goma y destrozos: así fue la jornada de protesta de los Chalecos Amarillos

España: claves para entender la entrada de la extrema derecha en el parlamento andaluz

¿Resistirá el imperio Renault-Nissan-Mitsubishi sin su todopoderoso Carlos Ghosn?