rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Brasil Jair Bolsonaro Fernando Haddad

Publicado el • Modificado el

Bolsonaro prefiere una entrevista exclusiva al último debate electoral

media
an watches an interview on television with presidential candidate Jair Bolsonaro at a bar in Sao Paulo Reuters

El favorito de la primera vuelta de las presidenciales en Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, no participó en el debate electoral arguyendo razones de salud pero concedió una entrevista televisiva al mismo tiempo, convirtiéndose en blanco de críticas pero logrando también un protagonismo inédito.


Fortalecido por una encuesta que le da más de doce puntos de ventaja sobre el candidato del PT, Fernando Hadad, el ultraderechista Jair Bolsonaro, candidato del pequeño Partido Social Liberal (PSL), se dio el lujo de no participar en debate electoral orgnanizado por la poderosa televisión O Globo.

Incluso colgó una foto en las redes sociales en la que se lo ve mirando un programa humorístico mientras el debate electoral proseguía.

En un insólito final de campaña, Bolsonaro cargó en la entrevista concedida a la cadena Record contra el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y de su principal rival, Fernando Haddad.

El diputado y excapitán del Ejército, que no oculta su admiración por la dictadura brasileña (1964-1985), atacó al PT por su cercanía con la Venezuela de Nicolás Maduro, en la entrevista concedida en su casa en Rio.

“Hasta hoy, el PT defiende l régimen de Maduro, como defendía al de (el fallecido Hugo) Chávez. Debemos aislar a Venezuela. No podemos admitir esa ideología en Brasil. Será el final de nuestra patria si el PT consigue llegar al poder”, abundó, y trató a Haddad de “fantoche de un presidiario”.

“La corrupción está incrustada en el PT. El PT no funcionó. Es un partido que traicionó a los trabajadores. Tiene un proyecto de poder”, lanzó, mientras en los estudios de TV Globo en Rio de Janeiro los demás candidatos discutían sobre cómo rescatar a Brasil y advertían del riesgo de acudir a “salvadores de la patria”.

Bolsonaro, que fue herido de una puñalada en un acto el pasado 6 de setiembre y permaneció hospitalizado hasta el pasado sábado, se excusó de participar del debate por consejo médico. Pero el hecho de que en vez de eso diera una entrevista lo convirtió en blanco de críticas de sus oponentes.

Ciro Gomes (PDT, centroizquierda) lo consideró “una falta de cultura democrática y una demostración de que Bolsonaro es un fascista”, mientras la exministra de Medio Ambiente Marina Silva (ecologista) dijo que “flaqueó una vez más”.

Hospitalizado durante gran parte de la campaña, Bolsonaro ha apostado a las redes sociales para llegar a sus electores, y su prédica antisistema y de enaltecimiento de la dictadura ha cuajado en más de un tercio del electorado.