rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Bolivia Chile Evo Morales Sebastián Piñera

Publicado el • Modificado el

Rotunda derrota de Bolivia en La Haya contra su demanda de acceso al mar

media
Cuando el presidente Evo Morales embarcó rumbo a La Haya no se esperaba que la CIJ fallara tan rotundamente en contra de su demanda. REUTERS/David Mercado

Chile no tiene la obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para Bolivia. Eso es lo que falló la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya tras tratar la demanda boliviana para obligar a Santiago al diálogo por el explosivo tema de la salida al mar. La sentencia es un durísimo revés para Evo Morales, quien aspira a postularse a un cuarto mandato.


El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró este lunes que su país nunca renunciará a su reclamo de un acceso soberano al océano Pacífico, después que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya fallara que Chile no tiene obligación de negociarlo.

"Bolivia nunca va a renunciar", dijo Morales en una breve declaración sin aceptar preguntas de los periodistas a su salida del Palacio de la Paz de la Haya. El presidente subrayó no obstante el llamado de los magistrados a seguir con el diálogo entre Santiago y la Paz.

La reacción de Piñera

Antes que Morales, el primero en reaccionar tras el fallo fue el presidente Sebastián Piñera quien, desde Santiago, señaló que la CIJ "ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar, estableciendo en forma clara y categórica que Chile nunca ha tenido ninguna obligación de negociar una salida al mar", dijo Piñera desde el palacio presidencial de La Moneda.

Duro revés para Bolivia

"Por 12 votos contra 3, la República de Chile no está obligada jurídicamente a negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el Estado plurinacional de Bolivia", señala el fallo de la CIJ, leído durante casi hora y media por el presidente del tribunal, Abdulqawi Ahmed Yusuf.

Tras desmontar uno a uno los argumentos presentados por Bolivia sobre una eventual obligación jurídica de Chile, los magistrados urgen no obstante a ambas partes a "continuar su diálogo" en un "espíritu de buena vecindad" para abordar el "enclaustramiento de Bolivia".

El Tribunal de la Haya pone fin así a cinco años de incertidumbre. La demanda de La Paz databa de abril de 2013, pero sus bases se remontan hasta el Tratado de 1904, que selló la pérdida de 120.000 km2 de territorio, entre ellos los 400 km de costa, por Bolivia en la Guerra del Pacífico (1879-1883) ante Chile.

Pese a la derrota militar, que supuso el enclaustramiento de Bolivia -el único país de América junto a Paraguay sin costa-, La Paz defendía que Chile se había comprometido a lo largo del último siglo a negociar un acceso marítimo soberano.

Los jueces de este tribunal de la ONU no lo ven así, por lo que rechazaron también dictaminar, como pedía La Paz, que Chile "está obligado a cumplir esta obligación [de negociar] de buena fe, de manera pronta y formal, en un plazo razonable y de manera efectiva".

Llamado episcopal
   
La sentencia supone un duro revés para Evo Morales, que aspira a postularse a un cuarto mandato y que, algo poco usual en jefes de Estado, estuvo presente en el Palacio de Justicia de La Haya durante la lectura del fallo, al igual que hizo durante los alegatos orales en marzo.

Antes de conocerse el fallo, el mandatario había augurado que la decisión abriría la vía para que "Bolivia retorne al océano Pacífico con soberanía" y que "a partir del lunes" debía iniciarse una "nueva era" de "relaciones fraternales" con Chile.

El tema es altamente sensible en ambos países, , que sólo tienen relaciones a nivel consular desde 1978 tras un fallido acercamiento. El domingo, la Iglesia católica, en una declaración conjunta de las conferencias episcopales de Chile y Bolivia, urgió a acatar el fallo con "paz y sensatez, espíritu constructivo y fraterno".

Chile, cuyo presidente Sebastián Piñera siguió el fallo desde Santiago, siempre ha rechazado la demanda por considerar que debe imperar el derecho internacional que regula los tratados como el de 1904, que reconoce a Bolivia el libre uso de puertos chilenos.

Antes de la decisión, en Chile surgieron voces a favor de abandonar el Pacto de Bogotá -también conocido como Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, que le da jurisdicción a la Corte- como hizo Colombia en 2012 tras el fallo negativo para sus intereses en el diferendo sobre áreas marítimas que mantuvo con Nicaragua.

Chilenos y bolivianos enfrentan un segundo proceso en trámite en la CIJ, por el uso de las aguas del Silala. Para Chile, que presentó en 2016 la demanda, es un río internacional, mientras que Bolivia lo considera un manantial que le pertenece.

Con AFP