rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Comercio Intercambios Tratado de Libre Comercio México Canadá Estados Unidos

Publicado el • Modificado el

Acuerdo entre Canadá y EEUU para sustituir el TLCAN

media
El presidente Donald Trump recibe al primer ministro de Canada Justin Trudeau en la Casa Blanca en Washington, 11 de Octubre de 2017. REUTERS/Jonathan Ernst

La incertidumbre llegó a su fin en la noche del domingo a horas del plazo límite y los negociadores canadienses y estadounidenses alcanzaron un acuerdo para sustituir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), anunciaron los gobiernos. El nuevo tratado pasará a llamarse Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (AEUMC), según una declaración conjunta.


Esta nueva versión del TLCAN, vigente desde 1994 entre Estados Unidos, Canadá y México, comenzó a ser reenegociado desde 2017 a exigencia del presidente estadounidense, Donald Trump, que lo tachó de "desastre" para su país.

El comunicado, firmado por el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y por la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, destacó que el nuevo acuerdo entre Estados Unidos, Canadá y México generará un "crecimiento económico sólido".

Después de más de un año de negociaciones, los gobiernos lograron superar sus diferencias y ceder en algunos aspectos. En el comunicado celebraron el acuerdo como un buen trato para los ciudadanos de esta región, donde viven unas 500 millones de personas y que mueve 1 billón de dólares por año en comercio.

Para cerrar el acuerdo, Canadá cedió en el sistema de cuotas para la leche, que abrirá el mercado a los productores estadounidenses, dijo este domingo un funcionario canadiense. Ottawa, por su parte, consiguió preservar el sistema del TLCAN de solución de conflictos entre los socios que Estados Unidos quería modificar. Además el nuevo pacto incluirá un capítulo ambiental y como parte del acuerdo, Canadá podrá conservar la protección del sector cultural.

"El AEUMC proporcionará a nuestros trabajadores, agricultores, ganaderos y empresas un acuerdo comercial de alta calidad que dará como resultado mercados más libres, comercio más justo", dijeron Ottawa y Washington en el comunicado conjunto, emitido 90 minutos antes del vencimiento del plazo límite fijado por Estados Unidos.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, salió raudo el domingo por la noche de una reunión de urgencia con sus ministros y sin responder a las preguntas de la prensa se limitó a decir que "es un buen día para Canadá". Para Canadá la presión era grande, ya que Estados Unidos ya había cerrado un acuerdo con México.

El jefe negociador del presidente electo mexicano para el tratado, Jesús Seade, celebró la noticia. "Celebramos el acuerdo trilateral. Se cierra la puerta a la fragmentación comercial de la región. TLCAN 2 dará certidumbre y estabilidad al comercio de México con sus socios en Norteamérica", escribió en Twitter Seade, quien representó a Andrés Manuel López Obrador durante las negociaciones.

El tiempo apremiaba ya que el presidente saliente de México, Enrique Peña Nieto, deja sus funciones el 1 de diciembre, lo que agudizó la necesidad de un acuerdo ya que según la ley estadounidense, la Casa Blanca tiene que enviar el texto de un acuerdo comercial 60 días antes de su eventual firma.

Las negociaciones se desarrollaron de forma remota, a diferencia de otros ciclos de diálogos en los que la ministra de Exteriores de Canadá se había desplazado a Washington.

La expectación creció cuando Trudeau, convocó el domingo a las 22H00 locales (02H00 GMT del lunes) una reunión de emergencia de su gabinete, dos horas antes del plazo establecido por Washington para cerrar la renegociación. El anuncio se produjo después de un fin de semana entero de trabajo por videoconferencia de los negociadores para alcanzar un acuerdo de última hora para modernizar el tratado comercial. La tensión y los augurios a cuenta gotas caracterizaron la jornada.

¿Y el acero y el aluminio?

Más temprano, crecieron las esperanzas de que un acuerdo iba a materializarse cuando Peter Navarro, asesor de Comercio del presidente de Estados Unidos, dijo que ambas partes estaban negociando "de buena fe" y que el resultado de las conversaciones se conocería a más tardar el lunes por la mañana.

Maestro negociador, en su declaración Navarro recordó que el plazo vencía a la medianoche (local) del domingo, a fin de poder transmitir al Congreso el texto del acuerdo.

El calendario electoral complicaba las cosas para los negociadores canadienses. Las concesiones en el sector lácteo pueden ser muy mal recibidas en Quebec, que está llamada el lunes a las urnas para designar al próximo gobierno de esta importante provincia francófona.

Los principales partidos de Quebec y las organizaciones de agricultores defienden firmemente el sistema de "administración de la oferta", que controlaba la producción y el precio de la leche y las aves de corral y además garantizaba ingresos estables para los agricultores canadienses.

En cambio, los pesados aranceles impuestos por Trump al acero y al aluminio canadiense, entre otros, siguen de momento vigentes, en un contexto en el que Estados Unidos está levantando una campaña proteccionista que ha afectado a varios países, incluyendo a China.

El texto final incluye una clausula que permite revisar el acuerdo cada seis años, precisó un alto cargo estadounidense.

(AFP)