rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Economía y finanzas
rss itunes

Colombia y el derrumbe del café

Por Orlando Torricelli

La caída de los precios del café, que ya se arrastra desde hace más de dos años, ha puesto en dificultad a unos 25 millones de productores, de los cuales más de medio millón son Colombianos, tercer productor mundial detrás de Brasil y Vietnam. La cosecha record brasileña, amplificada por el mecanismo de fijación de precios, ha laminado la cotización del grano.

Recientemente el Consejo Internacional del Café -organismo que reúne a países importadores y exportadores- pidió que se adopten acciones para abordar la crisis provocada por los bajos precios del grano, que amenaza la subsistencia de millones de pequeños productores.

El organismo, reunido en Londres para su 122ª sesión semestral, pidió acciones a la comunidad mundial, gobiernos, industria y consumidores para abordar la actual crisis de precios del café denunciando que estos "no reflejan los fundamentos del mercado.

Roberto Vélez, Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, fue muy claro al micrófono de nuestro corresponsal Juan Carlos Bejarano. "Hoy en día con precios en la bolsa de Nueva York, por debajo de un dólar, los productores no cubren sus costos de producción"

Darío Fajardo, antropólogo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia subraya que la actividad representan una proporción muy importante del PIB colombiano, cerca de un 5%, con una larga trayectoria en expansión, interrumpida por el fin del pacto cafetero"

Además de la caída del muro de Berlín, para los colombianos, 1989 marcó el fin del Pacto Internacional del Café. En plena fiebre liberal de los 80, impulsada por Estados Unidos, se puso fin a un sistema de mercado que desde 1962, gracias a un sistema de cuotas, garantizaba niveles de precios. Comenzó así el declive de uno de los pilares de la economía colombiana, principal producto agrícola que llegó a representar cerca del 10% del PIB. Un verdadero eje económico y símbolo de la identidad nacional.

Felipe Correa, abogado especialista cafetero de Antioquía, cuestiona el actual sistema de fijación de precios. "Es un completo monopolio, si bien son unas 500 mil familias sus nichos de mercado se reducen unas cooperativas que pertenecen a una federación nacional, manejada por tres o cuatro familias desde hace varias décadas."

Una crisis que para Cesar Augusto Echeverry, productor hijo y nieto de cafeteros, está lejos de ser puramente coyuntural. "Nos hemos convertido en una cadena de suministro internacional de café, donde le precio de referencia obedece a las bolsas internacionales donde se transan obligaciones, el 90% de ellas entre actores que no tienen el menor interés por el producto físico".

Un tema capital para la economía colombiana, en momentos en que busca dar vuelta a la página, alejándose del narcotráfico y los cultivos ilícitos.

Entrevistados : Felipe Correa, abogado especialista cafetero de Antioquía, Cesar Augusto Echeverry, productor hijo y nieto de cafeteros, Darío Fajardo, antropólogo profesor de la Universidad Nacional de Colombia, Roberto Vélez, Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

Bolivia, buenos resultados macroeconómicos en un contexto de bajas previsiones regionales