rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Venezolanos, ¿bienvenidos?

Por Silvia Celi

Miles de venezolanos recorren kilómetros a pie, en bus, etc., huyendo del hambre y de la pobreza. Van a Brasil, Colombia, Ecuador y Perú. Algunos logran llegar a Argentina o a Chile. La masiva llegada de inmigrantes venezolanos a esos países ha suscitado un brote de xenofobia.

Radio Francia Internacional conversó con tres periodistas venezolanos que huyeron de su país buscando una vida mejor en Colombia, Ecuador y Perú, respectivamente.

Para escuchar este reportaje haga clic en la flecha que aparece sobre la foto.

Jorge Berrueta llegó a Colombia luego de un viaje accidentado desde Maracaibo, pasando por San Cristóbal, hasta Cúcuta. Los cucuteños recibiendo a venezolanos con los brazos abiertos fueron para él, imágenes televisivas.

"En inmigración nos trataron muy bien, pero aquello que veíamos en los medios o en la redes sobre colombianos recibiéndonos con abrazos, no ocurrió. Por lo menos el día en que yo pasé", explica Jorge.

Jorge, como la mayoría de los venezolanos que huyen, fue a Colombia a buscar el trabajo que, como periodista, ya es casi imposible ejercer en Venezuela. No obstante, fue dispuesto a aceptar cualquier tipo de trabajo.

Rafaela Acosta se instaló en Ecuador y tiene trabajo, no como periodista, pero no limpia baños como repite el presidente Nicolas maduro con sarcasmo, cada vez que se refiere a los venezolanos que han abandonado el país.

"A mi me han recibido bien, pero para algunos familiares y amigos ha sido distinto. Eso se ve sobre todo cuando se busca trabajo o se intenta alquilar una vivienda. El hecho de ser venezolano es un obstáculo", comenta Rafaela.

"Ecuador es un país pequeño que no está acostumbrado a recibir tanta inmigración. Además, algunos venezolanos han quedado mal en sus trabajos o no han cumplido con el pago del arriendo. Esto ha contribuido a crear el rechazo", explica Rafaela.

Kenald González hizo un viaje larguísimo con su madre minusválida y un primo…salió de Maracaibo, al oeste de Venezuela y entró a Colombia por Maicao. Dada la devaluación de la moneda venezolana, tuvo que ir "cargado de billetes" para pagarle vacuna a las llamadas "moscas".

"Moscas se le llama a unos indios que se sientan en arriba del coche, eso significa que podemos seguir camino porque hemos pagado la vacuna", señala Kenald.

"En Perú a los hombres venezolanos se nos acusa de robarle el trabajo a los peruanos y a las mujeres de destruir hogares". (...) "En las calles de Lima lo más común son los vendedores ambulantes. La mayoría son venezolanos. He encontrado personas que en Venezuela ejercían distintas profesiones, como ingenieros, etc.", añade.

A la pregunta: si la situación en Venezuela cambiara, ¿regresarían?

Los tres respondieron afirmativamente.

Venezuela vive una situación inédita. Después de haber sido refugio para inmigrantes, ahora es exportador de inmigrantes.

Canción Venezuela...la que hace llorar a todos los venezolanos que viven fuera.

Letra:

Llevo tu luz y tu aroma en mi piel;

y el cuatro en el corazón.

Llevo en mi sangre la espuma del mar

y tu horizonte en mis ojos.

No envidio el vuelo ni el grito al turpial

soy como el viento en la mies.

Siento el Caribe como a una mujer,

soy así, que voy a hacer.

Soy desierto, selva, nieve y volcán

y al andar dejo mi estela;

y el rumor del llano en una canción

que me desvela.

La mujer que quiero tiene que ser

corazón, fuego y espuela,

con la piel tostada como una flor

de Venezuela.

Con tus paisajes y sueños me iré

por esos mundos de Dios.

Y tus recuerdos al atardecer

me harán mas corto el camino.

Entre tus playas quedó mi niñez

tendida al viento y al sol.

Y esa nostalgia que hoy sube a mi voz,

sin querer se hizo canción.

De los montes quiero la inmensidad

y del río la acuarela.

Y de ti los hijos que sembrarán

nuevas estrellas.

Y si un día tengo que naufragar

y un tifón rompe mis velas

enterrad mi cuerpo cerca del mar

en Venezuela.

Fuente: musica.com