rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Apostasía, un fenómeno sin precedentes en Argentina

En el país sudamericano, cada vez más personas están renunciando a la fe católica. Casi tres semanas después del rechazo por el Senado de la legalización del aborto, miles de argentinos ya realizaron su apostasía. En un país de tradición fuertemente católica, tierra de origen del papa Francisco, este movimiento, que promueve la separación de la Iglesia y del Estado, está creciendo rápidamente.

Reportaje de nuestra corresponsal en Buenos Aires, Aude Villiers-Moriamé.

>> Haga clic en la imagen para escuchar el programa.

Son las 11 de la mañana. El frío y el viento anuncian una posible tormenta. A pesar de eso, en el microcentro de Buenos Aires, argentinos de todas edades están haciendo la fila para apostatar, es decir, renunciar a la fe católica.

Los organizadores, que llevan camisetas diciendo “No en mi nombre”, forman parte de la CAEL, la Coalición Argentina por un Estado Laico. Esta agrupación lucha desde hace casi diez años por la separación de la Iglesia y del Estado. Un combate que nunca tocó a tanta gente como ahora.

La Iglesia se entromete en cuestiones que no tienen nada que ver con el dogma
María José Albaya, de la CAEL.

Para muchos apóstatas, el factor detonante fue el 8 de agosto, cuando el Senado rechazó, a 38 votos contra 31, el proyecto de ley para legalizar el aborto. Un duro golpe para el movimiento feminista, que nunca había llegado tan lejos.

“El rechazo de la votación en el Senado fue clave para que sobre todo la gente más chica se diera cuenta de que la jerarquía de la Iglesia se entromete en cuestiones que no tienen nada que ver con el dogma, que son cuestiones de salud pública, de educación pública, etc.”, cuenta María José Albaya, de la CAEL.

El pañuelo naranja es el símbolo de la campaña por la separación Iglesia/Estado. Facebook

Iara, profesora de danza, explica que el tema del aborto fue lo que la terminó de convencer de separarse de la Iglesia: “Me parece fundamental, es un derecho que tenemos las mujeres a decidir sobre nuestro cuerpo, sobre nuestra vida, y la Iglesia se interpone”.

A pesar de la derrota en el Congreso, Iara sigue llevando, atado a su mochila, el pañuelo verde de la campaña nacional por el derecho al aborto legal. En los últimos meses, se ha convertido en el símbolo de la lucha por este derecho de las mujeres.

Creo que muchos fuimos bautizados por mandato familiar.
Analía, estudiante en artes visuales.

Analía, estudiante en artes visuales, también lo lleva puesto en su cartera, aunque ella aclara que su decisión de apostatar no se debe únicamente al resultado del 8 de agosto: “Hace mucho tiempo que estoy con esa postura de la disociación de la Iglesia y del Estado. Creo que muchos fuimos bautizados así, por mandato familiar, me parece importantísimo hoy en día tomar prioridades y me parece que es una dejar de subsidiar esta institución que no representa a la mayoría de los argentinos”.

Sentada en el suelo, Analía está llenando su formulario de apostasía. Para terminar el trámite, sólo necesita adjuntar una fotocopia de su documento de identidad. Nos cuenta que tuvo que llamar a su familia para verificar sus fechas de bautismo y de comunión, y que su padre, al enterarse de lo que quería hacer, le dijo que también se lo estaba pensando.

En la calle, los peatones se paran muy seguido delante del stand de la Coalición Argentina por un Estado Laico. Muchos, intrigados, preguntan de qué se trata, y hasta se llevan un formulario para mirarlo bien en casa.

En el país, el movimiento de rechazo a la Iglesia católica ya está teniendo consecuencias. En un contexto de crisis económica, la Iglesia confirmó la semana pasada haber entrado en negociaciones para reducir el presupuesto que le otorga el Estado cada año. Actualmente sería de 170 millones de pesos, o sea 5 millones de euros, según el gobierno. Un monto principalmente destinado a los sueldos de los obispos argentinos.

Más de 3.000 pedidos de apostasía ya fueron entregados a la Iglesia el viernes pasado, en un acto organizado frente a la Conferencia Episcopal Argentina. Pero no termina ahí: nuevas apostasías colectivas están previstas en el mes de septiembre en distintas ciudades de Argentina. El movimiento también se está extendiendo a otros países de la región, como Chile.

Bolivia: Evo Morales busca obtener una ley contra las mentiras periodísticas

Honduras: inicio del juicio por el asesinato de la ambientalista Berta Cáceres

‘¡Aquí falta alguien!’: el CICR pide a Colombia priorizar búsqueda de desaparecidos