rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Argentina aborto Revistas de prensa

Publicado el • Modificado el

El voto de la ley del aborto en Argentina inunda los diarios franceses

media
Manifestantes anti aborto, en Buenos Aires, el pasado 4 de agosto de 2018. REUTERS/Agustin Marcarian

Desde el muy católico La Croix hasta el muy comunista L'Humanité, todos los diarios franceses tienen su opinión que dar este miércoles sobre el histórico voto de la ley para legalizar el aborto que tendrá lugar hoy en el Senado argentino.


No hay diario francés que no se ocupe del debate sobre legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en Argentina. El católico La Croix publica en primera plana una foto de una manifestación de los "pañuelos celestes", de la parte de la sociedad argentina que está en contra de la ley y titula que "El aborto divide a los argentinos" al mismo tiempo que moviliza a la Iglesia católica que se movió activamente en las últimas semanas para convencer a los senadores de votar por el No. El rechazo es de hecho el ganador de la votación de hoy en la Cámara Alta, según todos los medios de Buenos Aires. "Es un rechazo que sale desde el Vaticano mismo" recuerda La Croix para quien el Papa Francisco "intervino fuertemente en el debate de su país con repetidas denuncias del aborto, al que asimila a una 'cultura del desecho'".

Le Figaro nos recuerda que "si bien la ley para el aborto legal y gratuito logró la aprobación en Diputados, la votación en el Senado se presenta mucho más incierta. De los 72 senadores, la mayoría se inclina por el rechazo, pero habría cinco legisladores indecisos y en las últimas horas se multiplicaron los intentos para convencerlos" con propuestas para acortar de 14 a 12 las semanas el acceso legal al aborto voluntario; también se propuso modificar las reglas para que los médicos rechacen practicarlo por motivos de conciencia. "Pero nada prosperó" concluye el diario para el que a los "pañuelos verdes", los manifestantes pro aborto, les queda ahora la presión de la calle para intentar torcer el rumbo de la ley: "Esta otra parte de la sociedad argentina", subraya Le Figaro, "tiene la mayoría de la opinión pública y lo harán saber hoy frente al edificio del Congreso donde se van a concentrar".

En el artículo de Le Figaro explican también que el ministro de Salud es un defensor del proyecto y que cita la experiencia de Uruguay, donde el aborto fue legalizado, para destacar que "este tipo de leyes no aumentan las interrupciones de embarazos, al contrario, disminuye las complicaciones médicas". Actualmente hay en Argentina 50 mil hospitalizaciones anuales por intervenciones clandestinos y la ONG Amnistía Internacional calculó que se practica medio millón de abortos clandestinos en el mismo lapso y que medio centenar se termina con la muerte de la mujer.

Como otros diarios, Libération muestra fotos de las manifestaciones de los dos grupos como para ilustrar mejor la división de la sociedad. "El aborto pende del hilo del Senado" titula el tabloide de centroizquierda y "más allá de los pronósticos desfavorables y de las presiones religiosas, los militantes feministas y pro aborto se muestran satisfechos porque consideran que con todos los meses de debates organizados en las dos cámaras se ha logrado romper un tabú" en un país donde hablar de aborto era casi un pecado.

"Todos los sondeos indican que la sociedad es favorable a la legalización" subraya el tabloide que le da la palabra a las feministas: "Si el Senado la rechaza volveremos a presentar el proyecto de ley el año próximo y el siguiente" asegura la responsable de una campaña por el derecho al aborto mientras que el comunista L'Humanité explica que "éste es el séptimo intento parlamentario pero la primera vez que se logró llevar a cabo un real debate".

Y más allá del resultado en el Senado, Libération concluye que el fuerte debate sobre el aborto ha despertado otras luchas, también tabúes en Argentina, como la que reclama la separación de la Iglesia y del Estado: "Mientras en la Catedral de Buenos Aires están organizando esta tarde una misa coincidiendo con el voto, frente al Congreso previeron un movimiento general de apostasía. Una de sus organizadoras le mostró su pancarta a Libération con una sonrisa: ‘Saquen sus rosarios de nuestros ovarios’".