rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Fallece la cantante Aretha Franklin a los 76 años de edad

Colombia Iván Duque FARC Juan Manuel Santos

Publicado el • Modificado el

Duque propone unidad pero reformará los acuerdos de paz

media
Ián Duque , en la ceremonia de toma de posesión de la presidencia de Colombia, el martes 7 de agosto en Bogota. Fabian Ortiz/Courtesy of Colombian Presidency/Handout via REUTER

Iván Duque asumió la presidencia de Colombia con la promesa de "superar divisiones de izquierda y derecha", pero advirtió que reformará los acuerdos de paz firmados por su predecesor con la ex guerrilla de las FARC.


El nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, inició este martes su mandato de cuatro años con una promesa y varias advertencias.  Dijo que gobernará con principios inquebrantables, "superando las divisiones entre la izquierda y la derecha". Advirtió que promoverá una reforma constitucional para evitar que el secuestro y el narcotráfico sean consideradas "un delito político conexo" y adelantó que pondrá en marcha una serie de reformas a los acuerdos de paz que su antecesor, el expresidente Juan Manuel Santos, firmó con la ex guerrilla de las Farc.

“Recibimos un país convulsionado”, dijo el abogado de 42 años, delfín de otro exmandatario y senador, Alvaro Uribe, vinculado por la justicia a grupos paramilitares y actualmente investigado por la Corte Suprema. Como prueba de su afirmación recordó que los cultivos ilícitos aumentaron a lo largo del 2017 (en realidad alcanzaron un máximo histórico), y que los crímenes contra dirigentes sociales se han disparado.

Conforme con lo que fue su discurso durante la campaña electoral que le condujo a la presidencia, Duque anunció que pondrá en marcha una serie de reformas a los acuerdos de paz firmados entre el gobierno y las Farc en 2016, pues juzga tienen “fallas estructurales”.  Aseguró que las víctimas de Colombia “deben contar con que habrá verdadera reparación moral, reparación material, reparación económica por parte de sus victimarios, y que nunca serán agredidos por la impunidad”. 

En cuanto a las negociaciones con la otra organización guerrillera, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), paralizadas tras no lograr un acuerdo con el gobierno de Santos, Duque fue poco explícito, aunque anticipó que impondrá nuevas y duras condiciones antes de firmar la paz. Se estima que unos 1500 combatientes hacen parte del ELN.

En lo externo, Duque lanzó varias advertencias al presidente de Venezuela Nicolás Maduro, aunque sin mencionarlo directamente. Afirmó que impulsará “la defensa de los valores democráticos” y la denuncia de “cualquier forma de dictadura en el continente americano”.

Las relaciones entre Venezuela y Colombia se encuentran en un nivel de mínimos. El presidente Maduro acusó al ahora ex mandatario de Colombia Juan Manuel santos de estar involucrado en el “atentado” contra su vida del pasado sábado.

Fuerzas de oposición a Duque se movilizaron en varios puntos del país para exigir al nuevo presidente “respete los compromisos asumidos con la ex guerrilla”. “Aquí hay un pueblo que no resiste más la violación al derecho a la vida, que necesitamos que se implemente correctamente el acuerdo de paz”, afirmó el ex guerrillero Marco Calarcá.