rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Wikileaks Ecuador Reino Unido Julian Assange

Publicado el • Modificado el

¿Se dispone Lenin Moreno a poner fin a la protección de Assange?

media
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres, en mayo de 2017. Daniel LEAL-OLIVAS / AFP

La presencia del presidente ecuatoriano en Londres dispara las versiones de que el mandatario podría terminar con el asilo del fundador de WikiLeaks, quien desde hace seis años vive en la embajada del país sudamericano.


Desde la embajada de Ecuador en Londres, Juan Carlos Bejarano, corresponsal de RFI

Pareciera que el gobierno de Lenin Moreno desea normalizar las relaciones con Reino Unido, y sin duda el caso de Julian Assange sigue siendo el principal obstáculo para lograr ese objetivo. Por esa razón, el mandatario ecuatoriano podría estar barajando la opción de revocar el asilo político al polémico fundador de Wikileaks.

De acuerdo con el respetado periodista inglés Glenn Greenwald, director del portal digital Intercept, el mandatario ecuatoriano aprovecharía su presencia este martes en Londres, en el marco de una conferencia internacional sobre discapacidades, para reunirse con las autoridades británicas y finalizar un acuerdo en el que Ecuador de fin a la protección de asilo a Assange que le concedió en 2012.

Sin embargo, esta información ha sido desmentida por la cancillería de Ecuador. La presencia de Assange en la pequeña sede ecuatoriana representa un inconveniente para el normal funcionamiento de esta delegación diplomática en Londres, sumado a un exorbitante costo de 66.000 dólares mensuales para garantizar la seguridad del exhacker.

Desde hace tres meses, Assange no tiene acceso a Internet en la embajada de Ecuador, razón por la cual no se puede comunicar directamente con sus contactos y seguidores.

Igualmente, tras seis años de refugio en las oficinas de esta embajada, la salud de Assange se ha visto afectada por la falta de sol y aire puro.

Su situación legal es menos complicada que seis años atrás, ya que Suecia retiró el año pasado los cargos contra el ciudadano australiano por supuestos delitos de índole sexual cometidos contra dos mujeres.

No obstante, si sale de la embajada podría ser detenido por no cumplir con las condiciones de su fianza. El temor real de los abogados de Assange es que Londres busque extraditarlo a Estados Unidos, donde podría enfrentar serias acusaciones y hasta la pena capital por la filtración de miles de documentos secretos de la Secretaría de Estado de Estados Unidos.