rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Armas Justicia

Publicado el • Modificado el

La justicia de EE.UU. autoriza la impresión hogareña de armas en 3D

media
Cody Wilson. Fuente: Wikimedia.

Publicar y descargar archivos que permitan la fabricación de armas de fuego será legal a partir de agosto, luego de que la Justicia le diera la razón a un ciudadano estadounidense que invocó los derechos constitucionales de libertad de expresión y porte de armas.


Fabricar desde una pistola hasta armas semiautomáticas en su hogar gracias a una computadora y una impresora 3D se ha convertido en un derecho que los ciudadanos estadounidenses podrán invocar a partir del mes de agosto.

Es lo que ha decidido la justicia estadounidense en un fallo emitido a partir de un recurso presentado por Cody Wilson, un joven estudiante de derecho de Texas, que se presenta como un “anarquista de mercado”.

Wilson, fundador y director del sitio Defense Distributed, se destacó por ser el creador de la primera arma de fuego impresa en 3D, bautizada “Liberator”, una pistola fabricada en 2013 con plástico –podía atravesar desapercibida detectores de metales- y capaz de disparar balas reales.

El joven puso entonces el archivo con los planes de la pistola para otros pudiesen fabricarla. Los planos fueron descargados más de 100.000 veces.

El Departamento de Estado reaccionó una semana más tarde con una orden de retirar los archivos colgados en la red, argumentando que las descargas en el extranjero incurrían en el delito de "exportar armas sin licencia".

Sin embargo, Cody Wilson no se dio por vencido y recurrió ante la Justicia argumentando que la decisión atentaba “contra su derecho a portar armas y contra su derecho a compartir libremente información". El 10 de julio de 2018, la Justicia le dio la razón.

A partir del 1 de agosto, Wilson, volverá a poner en línea archivos para fabricar armas, con ciertas restricciones legales para las automáticas y las que utilicen un calibre de menos de 50 milímetros. Indetectables y sin figurar en ningún registro, las armas pueden ser fabricadas y utilizadas por cualquier persona, incluso si no está autorizada a poseerlas, como ex convictos o deficientes mentales. A largo plazo, con impresoras cada vez más baratas y sofisticadas, la legislación para controlar la circulación de armas de fuego se volvería obsoleta, un objetivo reivindicado por Wilson.

En 2015, Wired, la revista estadounidense especializada en tecnología, estimó que Wilson era una de las 15 personas más peligrosas del Planeta.

Varias apelaciones han sido presentadas para revertir la luz verde de la Justicia a este tipo de iniciativas.