rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Luiz Inacio Lula da Silva Brasil Justicia

Publicado el • Modificado el

En Brasil, el embrollo judicial en torno a la liberación de Lula

media
El expresidente Lula da Silva deberá permanecer preso, cumpliendo su pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción. REUTERS/Geraldo Bubniak

Un juez de segunda instancia revocó la liberación que había sido concedida al ex mandatario brasileño pocas horas antes por otro magistrado. En su resolución, el juez Gebran solicita a la Policía Federal que se abstenga de cualquier acto que modifique su decisión.


Con nuestro corresponsal en Rio de Janeiro, Francho Barón

La situación jurídica del ex presidente brasileño entró en una espiral esquizofrénica. Tras un domingo de vaivenes y de decisiones opuestas entre varios jueces, Lula permanecerá por ahora preso. 

La polémica estalló cuando un juez de guardia determinó la puesta en libertad de Lula, encarcelado desde abril tras ser condenado a doce años y un mes de prisión por corrupción y blanqueo de capitales.

La decisión fue rápidamente suspendida por otro juez de segunda instancia que pertenece justamente al tribunal que lo condenó. Pero el magistrado Rogerio Favreto, del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, con sede en Porto Alegre, que ordenó inicialmente la puesta en libertad, volvió a la carga determinando de nuevo que Lula fuese liberado en el plazo de una hora.

El argumento del juez Favreto es que Lula ha confirmado su precandidatura a las elecciones presidenciales de octubre y que su encarcelamiento no le permitiría concurrir a los comicios en condiciones de igualdad.

El magistrado afirma también que Lula aún no ha agotado todos los recursos a los que tiene derecho para revertir esta condena.

La palabra final, sin embargo, la puso este domingo el presidente del tribunal que condenó a Lula, el juez relator de la causa Lava Jato en ese tribunal, João Pedro Gebran Neto, al ordenar al final del día su permanencia en prisión.

La situación deja al descubierto el embrollo judicial en el que se ha traducido todo el proceso conocido como Lavajato, en el que es difícil establecer qué tribunal es el que decidirá finalmente. "El juez tomó esa decisión -la de liberar a Lula- en una situación excepcional -un período de vacaciones- en que además hay una discusión en el tribunal sobre la competencia del mismo y cuál es la Corte que debe decidir sobre el caso", afirma Alberto Do Amaral, profesor de derecho en la Universidad de Sao Paulo, entrevistado por Radio Francia Internacional.

Mientras tanto los brasileños se dividen en torno a esta situación inédita y rocambolesca, pero de la que en el fondo depende el horizonte político del país.

"El juez que decidió la liberación de Lula fue miembro del Partido de los Trabajadores", comenta Do Amaral. "Fue un activista político. Hay una sospecha de que su orden de liberación haya sido decidida en virtud de esta situación excepcional del juez".