rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Ecuador Rafael Correa Lenin Moreno Justicia

Publicado el • Modificado el

Rafael Correa a RFI: volver a Ecuador sería ‘casi suicida’

media
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, visitando Canoa, en la costa del Pacífico, el 18 de abril de 2018. REUTERS/Henry Romero

[AUDIO] El ex presidente ecuatoriano ha avanzado que no volverá a su país. En declaraciones a RFI en español, indicó que considera que está sufriendo una persecución política organizada desde el gobierno actual y que estudia pedir asilo político en Bélgica.


Entrevista de Esther Herrera, corresponsal en Bruselas

RFI: Señor Correa, ¿se va a presentar ante el tribunal? ¿Por qué no lo ha hecho hasta ahora?

Rafael Correa: Yo traté de hacerlo, pero ponen condiciones imposibles precisamente para justificar una orden de detención. Primero, no tengo nada que ver en ese caso, es hasta ridículo: un supuesto intento de secuestro que en verdad fue un intento de detención arbitraria de un fugitivo de la justicia por parte de ciertos policías que se excedieron en sus funciones.¿ Y el culpable es el presidente de la república? Es ridículo. Me vinculan sin ninguna prueba y piden que me presente cada 15 días en el consulado ecuatoriano en Bélgica, porque yo resido en este país. Eso me lo pide el fiscal, que de acuerdo con la Constitución y la ley propone la medida cautelar, que tampoco es necesaria porque uno siempre estuvo dispuesto a colaborar con la justicia. La jueza de garantías penales, es decir que debe garantizar mis derechos, que no puede ir más lejos que lo que pide el fiscal, me impone que tenga que presentarme cada 15 días, pero en Ecuador, sabiendo que resido en Bélgica. Se pide la revisión de esa medida -me tenía que presentar el 2 de julio, la pone para el 3 de julio para ir a enfrentarme ante hechos consumados porque sabía que no podía asistir el día lunes 2 de julio-. Es ridículo que me obliguen a atravesar medio mundo para presentarme cinco minutos ante un juez cuando tenemos aquí la delegación diplomática. Entonces, con esa justificación, el martes me pone en prisión preventiva, lo cual es una sentencia anticipada. Es la medida extrema. Esto rompe la Declaración Americana de Derechos Humanos, la jurisprudencia de la corte, etcétera. Ya no tenemos un Estado de derecho. En esas circunstancias… Todavía no me llaman a juicio. El 18 de julio es la audiencia preparatoria al juicio. Pero tengo la certeza de que no van a llamar porque el plan está hecho. El plan incluía tener una orden de detención para que no me pudiera presentar en el juicio y entonces éste se detiene hasta que prescriba, y eso es ocho o 10 años. Ese fue el plan, desde el inicio: involucrarme en una tontería con orden de detención para que no pueda presentarme en juicio y tenga que esperar ocho o 10 años para regresar a mi patria.

RFI: Pero la fiscalía asegura que hay pruebas contra usted. Dice que está dispuesta a demostrarlo…

Correa: Ha debido demostrarlo. ¿Cuáles son las pruebas? ¿Sabe lo que hizo? Un procesado, a quien también utilizan como testigo preso. Es lo que hicieron con Lula, con Jorge Glas, se abusa de un instrumento que se llama cooperación eficaz: si usted da información para resolver el caso, le reducen al 10% de su pena, de 10 a un año. Cuando alguien está preso, acusa hasta a su mamá para tener reducción de pena, pero eso no es suficiente, porque hay que probar. A este señor [Raúl] Chicaiza que está preso, que es el principal involucrado, le dijeron: “Tienes que acusar a Correa”, como le dijeron a otros, a Pablo Romero, exdirector de Inteligencia. Él lo ha declarado, son declaraciones públicas, en radio, periódicos donde dice “a mí me llamaron para ofrecerme cooperación eficaz y decirme que yo salía libre, que me protegían en todo sin incriminaba al presidente, si decía que la orden vino del presidente pero les dije que jamás me iba a prestar a esa farsa”. Chicaiza se prestó después de reunirse siete horas con el fiscal. ¿Pero qué es lo que dice? Que lo he llamado dos veces. Para darle el apoyo para el secuestro y después de que fracasara el secuestro para decirle que tenía todo mi apoyo. ¿Quién puede creer que el presidente de la república llamó a un policía? Eso primero. Segundo, no es suficiente ese testimonio, tiene que haber pruebas. Bueno, enséñenos el teléfono al cual lo llamaron. “No, lo boté, era desechable”. ¿El número del cual llamó al presidente? “No, era privado”. Eso es lo que tenemos que enfrentar. El fiscal no tiene ninguna prueba. Revise las redes, hasta los criminalistas de oposición dicen que esto es una gran ridiculez. El fiscal no tiene nada, es un gran absurdo…

RFI: ¿No tiene pensado volver a Ecuador?

Correa: Yo no tenía pensado volver a Ecuador. Y estoy viviendo en Bélgica. Se lo dije al pueblo ecuatoriano, pero peor en estas circunstancias, sería casi suicida en este momento con una orden de detención para ir a una cárcel de una dictadura sin ninguna garantía. Pero incluso sin orden de detención, usted no se imagina los llamados a la agresión, a la violencia...

RFI: Ante esta situación, ¿va a pedir el asilo en Bélgica?

Correa: Es una de las opciones, pero también estamos actuando frente al Sistema Interamericano de Derechos Humanos porque es demasiado claro. También quieren humillarnos. Imagínese a un expresidente con difusión roja de Interpol haciendo creer al mundo que yo he huido. Yo salí de mi país. Yo anuncié hace tres años que venía a vivir a Bélgica. Gané todo. Nos traicionó el actual presidente. Salí con casi el 70% de aprobación. Estoy haciendo lo que siempre he hecho, con mi familia, mi vida cotidiana. Por una invención en Ecuador, ¿tengo que romper esa vida familiar? Hoy voy, doy la cara, estoy dos meses preso, demuestro mi inocencia –ahora hay que demostrar la inocencia, no es que ellos tengan que demostrar culpabilidad-. Regreso, ellos me inventan otra cosa, ¿tengo que volver? No me puedo prestar a estas cosas. Eso es político. Va a cambiar cuando cambie la situación política. Pero una orden así es imposible que tenga éxito en un país como Bélgica, van a quedar en ridículo y ojalá tampoco pase el escrutinio de Interpol, porque Interpol no puede prestarse a estos casos políticos.

RFI: ¿Confía en la justicia belga?

Correa: Sí, por supuesto, totalmente. Aquí no hay ninguna probabilidad de que tengan éxito esas maniobras y quedarán en ridículo.