rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Ecuador

Publicado el • Modificado el

Correa confía en que Bélgica no lo extraditará

media
El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, habla a sus simpatizantes, el 29 de noviembre de 2017 en Quito. Fuente: Reuters.

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, quien vive en Bélgica tras dejar el poder en 2017, tiene orden de captura por su presunta vinculación en el secuestro de un opositor en Colombia en 2012.


Con Esther Herrera, corresponsal de RFI en Bruselas

La jueza Daniela Camacho aceptó este martes un pedido de la Fiscalía y ordenó "prisión preventiva" contra el expresidente ecuatoriano Rafael Correa de 55 años, según una decisión difundida por la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

Al mismo tiempo activó una circular roja para que la Interpol ubique a Correa con fines de extradición.

Correa, quien gobernó Ecuador durante una década, es acusado de los delitos de asociación ilícita y secuestro del exdiputado Fernando Balda, según la Fiscalía. La investigación todavía está en curso y el dirigente podría ser sobreseído antes de que la suprema CNJ lo llame a juicio.

Frente a este panorama, Correa no descarta pedir asilo en Bélgica cuando se haya formalizado la petición de extradición por parte de Ecuador.

Correa reside en las afueras de Bruselas, en la ciudad universitaria de Louvain-la-Neuve, donde ya cursó sus estudios a principios de los años 1990 y donde conoció a su esposa, Anne Malherbe.

El expresidente asegura que lo que sufre es una persecución política y que Bélgica jamás accederá a la extradición porque se trata de un Estado de derecho.

“Tenemos a un fiscal puesto a dedo para perseguirme, un Consejo de la Judicatura puesto a dedo para presionar a los jueces. Ningún país con Estado de derecho, empezando por Bélgica, va a aceptar una monstruosidad como la que se ha dado en Ecuador, ni la propia Interpol”, sostuvo el exmandatario ecuatoriano.

Correa ha hecho estas declaraciones antes de una entrevista con la televisión pública belga. El exmandatario confía en que no se tramite la extradición cuyo proceso puede ser largo.

Ecuador deberá formalizar la petición y entonces Bélgica la estudiará. Pero si se considera que Correa es perseguido por motivos políticos, se puede desestimar, según las normas de Interpol.

El caso Balda

En medio de su enconada lucha con su sucesor y exaliado Lenín Moreno, Correa quedó en la mira de la justicia debido a una demanda de Balda, quien lo acusa de ordenar su secuestro cuando estaba refugiado en Bogotá en 2012.

Aunque cinco personas alcanzaron a subirlo a la fuerza en un automóvil, la policía colombiana interceptó el vehículo y logró la inmediata liberación del parlamentario.

Poco después, Balda fue expulsado de Colombia por pedido de Quito para que respondiera por varios delitos. El adversario del exmandatario estuvo en la cárcel más de dos años por injurias y atentar contra la seguridad del Estado.

Por el caso del secuestro ya están detenidos tres agentes de inteligencia y un excomandante de la Policía, mientras que pesa una orden de prisión sobre un exjefe de la Secretaría (ministerio) Nacional de Inteligencia que está en España y cuya extradición fue pedida por Ecuador.

En una audiencia de este martes, el fiscal general Paúl Pérez había solicitado la prisión para el exmandatario socialista "por incumplimiento de medida cautelar de presentación periódica" ante la CNJ en Quito.

De acuerdo con expertos legales, si finalmente Correa no es detenido, el caso expirará en seis años.