rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

México Elecciones corrupción

Publicado el • Modificado el

Fraude y clientelismo, las bestias negras de las elecciones mexicanas

media
Los empleados del INE empiezan a organizar las urnas en Ciudad Juarez para los comicios del 1° de julio. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Los comicios de este domingo son los más grandes de la historia de Mexico: 30 mil observadores nacionales y otros 900 extranjeros supervisarán el desarrollo del voto entre temores de fraude, sobre todo en el campo de Andrés Manuel Lopez Obrador, el favorito en los sondeos.


Por nuestra enviada especial en Ciudad de México, Angélica Pérez

La "urna embarazada", el "ratón loco" que va votando de casilla en casilla, el señor “Abran Urnas” que viene de Israel y la señora “Frau De” de Alemania... son expresiones acuñadas en el lenguaje y el comportamiento político de México, un país marcado por las oscuras presidenciales de 1988 por las de 2006.

En las de 1988, tras una oscura caída del sistema, Carlos Salinas de Gortari, del PRI, resultó ganador contra el opositor Cuauhtémoc Lázaro Cárdenas, del PRD.

En las de 2006, el candidato favorito de las elecciones en curso, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), tras perder por la ínfima deferencia de 0,5% de los votos contra Felipe Calderón del PAN, pidió la revisión, voto por voto, casilla por casilla. Pero en ese entonces el Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó revisar el mínimo número de urnas.

No obstante, los organismos de la sociedad civil que vigilan los comicios de este domingo subrayan que a partir de este último episodio el sistema electoral ha sido seriamente blindado y descartan la posibilidad de un fraude. Advierten, sin embargo, que las maquinarias del clientelismo sí estarán funcionando.

Luis Rubio, presidente de la ONG México Evalúa, explica que "el verdadero potencial es que en México hay más clientelas que ciudadanos, hay más personas dispuestas a aceptar una contraparte en dinero, y en una época regalaban tinacos de agua, a cambio de votos."

Este clientelismo se mueve entre la legalidad y la ilegalidad y va de enormes cantidades de dineros públicos desviados para tales fines hasta la 'Tarjeta Rosa',

aprobada por el gobierno de Peña Nieto, para entregar dinero a cada elector que ha dado su voto por el PRI. Un mecanismo que el candidato del PAN, Anaya, prometió aprobar eternamente de ganar estas elecciones. 

La politóloga especializada en elecciones y democracia del Colegio de la Frontera Norte de México y quien hace parte el Consejo Ciudadano para estas elecciones en el estado de Baja California, Ana Claudia Coutigno, destaca una evolución positiva en el comportamiento electoral de los ciudadanos frente a esta corrupta maquinaria clientelista instalada y legitimada por el poder.

“Una encuesta reciente del INE revela que la mayoría de los electores encuestados rechazaron la práctica de la 'tarjeta rosa' ", explica Ana Claudia Coutigno. "Consideran que el voto no puede cambiarse por dinero y que una suma no es la forma de responder por seis años de gobierno.”