rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Cumbre Kim-Trump: 'Los EEUU no pueden retirarse solos de Corea del Sur'

Por Angélica Pérez

Después de décadas de tensión por las ambiciones atómicas de Corea del Norte, el presidente estadounidense Donald Trump firmó con Kim Jong un documento que promete una "desnuclearización completa" de la penísula. La fórmula es bastante vaga en cuanto al calendario del proceso y a su puesta en aplicación. ¿Qué se puede esperar de esta cumbre? 

RFI entrevistó a David García Cantalapiedra, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Complutense de Madrid.

RFI: Dicen expertos que para que esta cumbre sea considerada todo un éxito, habría que partir de una declaración oficial que pusiera fin a la guerra de Corea(1950-1953), que acabó en armisticio pero no en acuerdo de paz. ¿Cómo se considera ese punto?

DGC: Claramente este sería un primer paso para poder firmar el final de la guerra con un tratado de paz. El problema es que también tendrían que intervenir las Naciones Unidas, porque la guerra de Corea empieza por una intervención y una resolución de la ONU. En ese sentido, la cumbre no es un fin en sí mismo.

RFI: Pyongyang se compromete a "desnuclearizar la península" pero no existe la premisa de que este proceso sea "verificable e irreversible" como le ha venido exigiendo Estados Unidos. Los norteamericanos por su lado tampoco se comprometen a desmilitarizar a Corea del Sur...

DGC: Veo muy complicado el proceso de desnuclearización. Esto significaría volver a los mecanismos del pasado: cuando se debía permitir a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica visitar las instalaciones nucleares

norcoreanas. En ese caso, para llegar a ese punto, Estados Unidos debería dar una serie de contrapartidas: puede ser un tratado de seguridad, pero tendría que negociar con Corea del Sur si va a producirse una retirada de fuerzas norteamericanas. Por otro lado, los Estados Unidos también deben consultar a su principal aliado en la región: Japón.

RFI: ¿Qué se espera de esta cumbre y qué papel puede jugar China, otro gran intermediario de la región?

DGC: China siempre ha sido el último valedor de Corea del Norte. Lo que desea es que no se produzca ningún rearme surcoreano ni un despliegue de armas nucleares norteamericanas en Corea del Sur. 

Esta declaración se produce con la intención de que haya un movimiento paralelo: que Corea del Norte de pasos para la desnuclearización y eso obligue a EEUU a retirar progresivamente sus fuerzas militares. 

Cualquier negociación de desmantelamiento nuclear norcoreano tendrá necesariamente una contrapartida norteamericana.  La única que puede dar Estados Unidos, a parte de la ayuda económica, es reducir la presencia militar.

 

¿Resistirá el imperio Renault-Nissan-Mitsubishi sin su todopoderoso Carlos Ghosn?