rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Revistas de prensa Israel Donald Trump Palestina

Publicado el • Modificado el

La reseña de la prensa francesa del 16 de mayo de 2018

media
Palestinas manifestando en Gaza, en la frontera con Israel. REUTERS/Ibraheem

“El mundo debe juzgar los crímenes de guerra de Netanyahou”, titula L’Humanité a propósito de los 58 palestinos muertos y 1.350 heridos por disparos israelíes en Gaza. El primer ministro israelí y Trump “forman una peligrosa pareja de pirómanos”.

Les Echos, por su parte, acusa al Hamas de “llevar a cabo una política para empeorar la situación”. La razón sería que el movimiento islamista palestino está “debilitado tácticamente desde que Israel desplegó su sistema de defensa ‘Domo de hierro’ contra los disparos de cohetes desde Gaza”.

"Celebración en Jerusalén, masacre en Gaza", escribe Le Monde. El vespertino se indigna ante “el espectáculo esquizofrénico y obsceno de las celebraciones diplomáticas de israelíes y estadounidenses mientras que a unos cuantos kilómetros se estaba perpetrando una matanza contra civiles cuya única arma era la desesperanza".

Los investigadores Julieta Fuentes y Philippe Subra explican que "Israel ganó la batalla del territorio en los últimos años gracias a un ordenamiento territorial que incluye, entre otros, la construcción de ciudades, kibutz, conjuntos residenciales, túneles y carreteras". Todo esto constituye, según ellos, "una conquista demográfica casi definitiva".

Libération recoge las opiniones de dos hermanos palestinos de una familia acomodada.

Mohamed, ingeniero, explica que "este movimiento es un suicidio colectivo organizado por el Hamas. Les dimos el gusto a los soldados israelíes de dispararnos como si fuéramos conejos. La vida es demasiado preciosa para sacrificarla por un pedazo de alambre de púas".

Su hermana Yasmina, joven empresaria, reconoce que el Hamas aprovechó la marcha pero aclara que para algunas palestinas que ella conoce "también ha sido la oportunidad de lanzar un grito de protesta porque lo han perdido todo; perdieron la libertad de movimiento, la electricidad, el agua potable, las casas, incluso a sus hijos".

Yasmina concluye: "No podemos juzgarlas porque estas mujeres palestinas no tienen otra alternativa. Más que la muerte, lo que ellas estaban buscando era la sensación de ser libres, al menos por un instante".

El escritor norteamericano Tom Wolfe murió la víspera a los 87 años de edad. Libération evoca al escritor "humilde en medio del éxito” cuyo principal blanco fueron los "radicales de la Quinta Avenida, la izquierda caviar, los revolucionarios de salón”. Los sarcamos de Wolfe enfurecían “a la izquierda progresista".

Para Libé, sin embargo, “Wolfe no dejará huella en la literatura de Estados Unidos, aunque sí logró distraer a millones de lectores con sus ácidas novelas-reportaje".

Le Figaro en cambio lo considera el "Balzac neoyorquino”, tal vez el más grande escritor francés contemporáneo". El diario publica de nuevo la entrevista que le hizo al autor hace unos meses.

"¿Existe alguna relación entre la elección de Trump y lo políticamente correcto?", le pregunta el diario a Tom Wolfe.

"Lo políticamente correcto es un instrumento de las clases dominantes para darse buena conciencia y ocultar su dominación social. Es una manera de identificar a la gente ordinaria para censurarla, para deslegitimar su visión del mundo en nombre de la moral. La gente debe tener ahora sumamente cuidado con lo que dice. Y es cada vez peor, sobre todo en las universidades".

¿Y qué tiene que ver la elección de Trump con ello? Que su fuerza está en "haber roto esa chapa de plomo", según Tom Wolfe.

"Por ejemplo, mientras que los ricos son por lo general discretos, Trump, en cambio, se pavonea. Supongo que una parte de los electores prefieren eso a la hipocresía de los políticos conformistas".

Terminemos con una observación sobre el periodismo del creador del 'Nuevo periodismo'.

Tom Wolfe recuerda su método de reportero: llegar a un lugar y preguntarle a la gente: "Hola, vengo del planeta Marte, no conozco esto tan interesante que usted está haciendo. Puede explicarme por favor".

Para aplicar este método, sin embargo, hay que salir de la oficina. Pero Wolfe aclara que hoy “los periodistas no salen a la calle, sino que escriben sus artículos navegando por Internet".

Su consejo: "salgan, salgan, salgan..."