rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos América Central México Inmigración Migraciones internacionales

Publicado el • Modificado el

¿Qué acogida pueden esperar los migrantes centroamericanos de los EEUU?

media
Hasta el momento sólo ocho personas han logrado entrar a Estados Unidos para pedir asilo. Se trata de cuatro niños, un joven de 18 años y las madres de ellos. REUTERS/Edgard Garrido

De los 1.500 migrantes centroamericanos que iniciaron a finales de marzo la simbólica caravana que los llevó a atravesar México de sur a norte, unas 200 personas llegaron a la frontera con los Estados Unidos para pedir asilo en este país. Pero a pesar de las leyes que autorizan el asilo en EEUU, es posible que la mayoría de marcha atrás.


La ley estadounidense actual no establece un límite al número de personas a quienes se les puede ofrecer asilo. De manera totalmente legal, un migrante indocumentado que se considere en peligro en su propio país puede acudir a Estados Unidos, siempre y cuando se haga el pedido en uno de los diferentes puestos fronterizos oficiales (terrestre, puerto maritimo o aeropuerto).

Por esta razón, desde hace 18 años, la ONG Pueblos Sin Fronteras ha organizado peregrinajes hasta EEUU. “Nuestro objetivo es que las personas puedan acceder a un proceso de solicitud de asilo tanto en México como en Estados Unidos”, recordaba a RFI Gina Garibo, apuntando que los migrantes, provenientes de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala principalmente, viajan a estos países para pedir asilo denunciando “violencias por parte de pandillas y violencias por parte del Estado”.

Pero este año, la caravana de los migrantes ha llamado la atención del presidente Donald Trump, quien la ataca con frencuencia via micro diatribas en Twitter y ha ordenado un despiegle de la Guardia Civil en su frontera sur.

Tras un paso por México, donde las autoridades llevan a cabo detenciones y deportaciones con el objetivo, en parte, de calmar las presiones de Trump, este domingo un primer grupo de 50 personas consideradas como las más vulnerables -seleccionadas entre los 200 centroamericanos que no se dispersaron en México y que llegaron a Tijuana-  se presentaron a las autoridades de control del cruce fronterizo de San Ysidro, en San Diego. El comisionado de Protección Fronteriza les negó la entrada, alegando que no “cabe más gente”.

Según reporteros en la zona, después de tener que esperar acampando frente al puesto de control durante dos noches, sólo 8 miembros del total, tres madres, cuatro niños y un joven de 18 años, han sido admitidos para tramitar el pedido de asilo.

Aunque el departamento de Seguridad Nacional anunció la semana pasada el envío de agentes de asilo, jueces y funcionarios de migración en refuerzo, y a pesar de que los Estados Unidos están obligados según el derecho internacional a examinar todas las demandas de asilo, el puesto fronterizo de San Ysidro sigue argumentando que ha llegado a su capacidad máxima de acogida.

Muchos miembros de la caravana de migrantes han expresado cierto miedo a la hora de pedir asilo, resaltando que en el viacrucis 2017, muchos hijos habían sido separados de sus padres por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.