rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Justin Trudeau ante los diputados franceses

Por Lucile Gimberg

Tras dos giras fallidas en China e India y un paso discreto por la Cumbre de las Américas en Lima, el primer ministro Justin Trudeau encontró en Francia y su presidente, Emmanuel Macron, una acogida más favorable. Este martes fue el primer dirigente canadiense invitado a dar un discurso ante la Asamblea Nacional francesa.

Para escuchar el programa, haga clic en la foto

En su declaración solemne, Justin Trudeau alabó los méritos del Acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y su país, Canadá. El llamado CETA, que se empezó a aplicar de manera provisional en septiembre, aún debe ser ratificado por los parlamentos nacionales en Europa.

"En 2017, con sólo 4 meses de estímulo gracias al CETA, las importaciones de productos franceses a Canadá han aumentado en un 4%. En los sectores agrícola y agroalimentario, alcanzamos un alza de un 8% con respecto al año anterior.
Las inversiones canadienses en Francia, por su parte, progresaron en un 23% el año pasado", enumeró el primer ministro canadiense. "Estos ejemplos nos muestran que los acuerdos comerciales, cuando estan bien regulados, benefician a todos", afirmó.

El CETA ha enfrentado resistencias en Europa: por parte de ONGs, de ciudadanos, pero también de sectores políticos. De hecho, en el hemiciclo, algunos diputados expresaron también su rechazo. "Con este tratado, en el futuro, todas las reglas de protección medioambiental, social, de los consumidores se decidirán en beneficio de las transnacionales", critica el jurista Frédéric Viale, que lidera la campaña contra el CETA de ATTAC. La organización altermundialista convocó a una manifestación afuera del Parlamento pocos momentos antes del discurso de Trudeau.

Progresismo vs. populismos

Ante los diputados franceses, el premier canadiense también defendió su visión progresista y la "necesaria" cooperación internacional para enfrentar los desafíos actuales, en materia de clima pero también frente al auge de los populismos.

"En una época en la que corrientes políticas explotan los temores reales de sus ciudadanos, Canadá eligió hacer frente al cinismo dando muestras de su audacia y de su ambición. Mientras numerosos paises se definen en oposición, Canadá se afirma. Nos declaramos entonces a favor del comercio progresista, a favor de la diversidad, de la inmigración, de la protección del medioambiente, a favor de la igualdad de género, del estado de derecho, de la democracia, de la igualdad y de la libertad! ", dijo Trudeau recibiendo una ovación de los parlamentarios.

Las contradicciones de Trudeau

Al llegar al poder, Trudeau sucitó muchas esperanzas al hacerse el portavoz de las minorías sexuales, indígenas, por defender la igualdad de género y por su compromiso en favor del clima. Pero tras dos años y medio en el poder, su popularidad estؘá decaída. "Digamos que la luna de miel entre Trudeau y sus votantes duró mucho pero la gente ya está comenzando a mostrar impaciencia porque el primer ministro no ha pasado a la acción en varios temas", analiza Jaime Porras, periodista y doctor en ciencias políticas de la Universidad de Montreal.

En este momento, Trudeau enfrenta críticas en particular por su apoyo a la ampliación de un oleoducto entre la provincia de Alberta y el oceano Pacífico.

"Tanto en políticas de medioambiente como en políticas de género, Trudeau busca enfáticamente mostrarse como alguien consciente y progresista que quiere cambiar las cosas pero a nivel concreto es muy poco lo que hace", ahonda Pablo Heidrich, el académico de la Universidad de Carleton en Ottawa. "Autorizando más gasoductos y oleoductos, lo único que va a hacer es aumentar la producción y eso va a aumentar las emisiones de CO2 de Canadá", explica el profesor de economía internacional. Lo mismo pasa según él con los compromisos feministas de Justin Trudeau. " La mitad de su gabinete son mujeres pero solamente hablan cuando él las autoriza y las mujeres no llegan a ser ni el 15% de los candidatos del partido liberal", critica.

En el primer día de su visita a Francia, el primer ministro canadiense Justin Trudeau fue recibido por el presidente Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo. 16 de abril de 2018 REUTERS/Charles Platiau

Aquí en Francia, Trudeau no se vistió de local como lo había hecho en India, no dió ningun paso en falso, y logró la foto que quería: un abrazo fraterno con el también joven, liberal y dinؘámico, Emmanuel Macron, quien visitará Ottawa antes del próximo G7, organizado en junio en Canadá.

Entrevistados:

- Frédéric Viale, jurista y líder de la campaña contra el CETA de la organización altermundialista ATTAC
- Jaime Porras, periodista y doctor en ciencias políticas de la Universidad de Montreal
- Pablo Heidrich, profesor de economía internacional en la Universidad de Carleton en Ottawa.

Armenia: Pachinián asegura tener apoyo del oficialismo y pide acabar protestas