rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Ecuador Colombia

Publicado el • Modificado el

Quito confirma la muerte de los periodistas secuestrados

media
El presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, confirma el asesinato del equipo periodístico del Comerio secuestrado en la frontera con Colombia. REUTERS/Daniel Tapia

El presidente Lenin Moreno anunció al país el asesinato de los profesionales y anunció una acción militar en la frontera con Colombia donde Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron secuestrados el 26 de marzo pasado.


Fueron pocas horas  después de que se venciera el plazo que el mandatario ecuatoriano había dado a los secuestradores para que entregaran una prueba de vida de los dos periodistas y del chófer del periódico El Comercio. Lenin Moreno apareció abatido ante las cámaras de televisión para hablarle al país. En menos de 20 minutos el presidente hacia desaparecer cualquier esperanza alimentada por los familiares y por todos los ecuatorianos, conmovidos desde que se supo la noticia del secuestro. “Tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas”, sentenció Moreno.

El presidente también dijo haber lanzado una acción militar en la frontera con Colombia, zona en donde opera el Frente Sinisterra, un grupo que dio un paso al costado cuando la guerrilla de las FARC acordó la paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. Moreno también dio a conocer la orden de captura y una recompensa para quien dé con Walter Artízala, alías Guacho, jefe del frente disidente. Moreno informó que el ‘Guacho’ fue incluido en la lista de más buscados del Ecuador.

El periodista Javier Ortega, de 32 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45 y el conductor Efraín Segarra, de 60 años, fueron capturados en la localidad costera de Mataje, limítrofe con Colombia, cuando realizaban un reportaje acerca de la complicada situación de la frontera, luego de varios ataques contra la fuerza pública registrados desde enero pasado. Una violencia que ha conmocionado a Ecuador, más aún tras el asesinado del equipo de periodistas, el hecho más violento registrado en esa zona.

Desde un primer momento Bogotá culpó al Frente Sinisterra. “Hay pocas informaciones detalladas de cuantos efectivos integran el Frente Sinisterra. Algunos calculan que puede tener un centenar de efectivos, armados porque hay  todo tipo de recursos de tráfico de armas que circulan en la frontera”, dijo a RFI el experto Camilo González Posso, del Instituto de Estudios para el desarrollo de la Paz en Colombia, INDEPAZ.

Durante su cautiverio, que se extendió por 19 días, nunca se supo con exactitud hacia dónde habían sido trasladados los rehenes. La última vez que se les vio con vida fue a través de un video en el que aparecían encadenados y pidiendo que se negociara con sus captores.

Camilo González Posso señala que el Frente Sinisterra tiene “capacidad de hacer operaciones en una zona de selva, apartada, en la que conocen el terreno desde hace muchísimo tiempo. Eso les da una ventaja operativa, pueden mimetizarse y hacer emboscadas como ya las han hecho a fuerzas públicas, sobre todo ecuatorianas. Pero eso no quiere decir que tengamos un ejército guerrillero en el Ecuador, de origen colombiano. Pero si existen unas unidades de combate que se han puesto al servicio del narcotráfico y que tienen capacidad operativa”. Esa misma capacidad operativa es la que los ha llevado a amenazar con responder bélicamente a cualquier ataque, provenga tanto de las fuerzas regulares de Colombia como de Ecuador.

Se trata de una situación delicada. Tanto así que el ministro de Defensa de Colombia llegó este jueves a Ecuador, acompañado de sus altos mandos, militar y policial, para realizar acciones coordinadas en la frontera. Desde Lima, Perú -donde se encuentra participando en la Cumbre de las Américas- el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, expresó su condena y reiteró el apoyo de las Fuerzas Armadas y del pueblo colombiano a sus vecinos ecuatorianos.