rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Brasil Lava Jato Luiz Inacio Lula da Silva

Publicado el • Modificado el

Lula se entregará a la justicia

media
El ex presidente Lula en una misa este 7 de abril 2018. REUTERS/Leonardo Benassatto

'Voy a aceptar el mandato de prisión', dijo el expresidente brasileño luego de reafirmar su inocencia y acusar al juez Sergio Moro de mentir, en su primer discurso tras la orden de arresto por parte del magistrado. Lula, de 72 años, podría entregarse durante el día a las autoridades.


El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva anunció hoy ante miles de simpatizantes que está decidido a entregarse para cumplir una condena a 12 años de cárcel.

"Voy a cumplir la orden" de cárcel y "cada uno de ustedes se trasformará en un Lula", afirmó el líder de la izquierda, que acusó al juez Sergio Moro, que lo condenó por corrupción, de "mentir", al final de una misa en Sao Bernardo do Campo (Estado de Sao Paulo)

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva expresó también su agradecimiento a su predecesora Dilma Rousseff y a otros dirigentes de izquierda al participar en una misa antes de su posible entrega este sábado a la justicia para cumplir una pena a 12 años de cárcel por corrupción.

La misa se llevó a cabo en un camión de sonido convertido en capilla, frente al Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo, donde el exmandatario de izquierda (2003-2010) permanece atrincherado desde hace dos días.

El expresidente fue aclamado al grito de “¡Lula libre!”, al participar en una misa antes de su posible entrega este sábado a la justicia para empezar a cumplir una pena a 12 años de cárcel por corrupción.

Un cura enumeró la lista de cinco expresidentes brasileños que en algún momento conocieron la prisión, antes de agregar: "Y ahora... Lula", levantando un clamor de la plaza: "¡Lula libre!", "¡Lula libre!" y "¡No te entregues!", "¡No te entregues!".

Según diversas fuentes, Lula, de 72 años, podría entregarse durante el día a las autoridades para cumplir su condena, por haber beneficiado de un apartamento ofrecido por una constructora para obtener contratos en Petrobras.

Lula, que es objeto de otras seis causas penales, niega todas las acusaciones y las atribuye a una conspiración de las "élites" para evitar que vuelva al poder.