rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Brasil Luiz Inacio Lula da Silva Lava Jato

Publicado el • Modificado el

Lula no cumple plazo del juez Moro para entregarse

media
El ex presidente Lula saludando por una de las ventanas del sindicato de metalurgistas, Sao Bernardo do Campo, 6 de abril 2018. REUTERS/Leonardo Benassatto

Sus abogados siguen negociando con las autoridades casi 20 horas después de que se cumpliera el plazo que fijó el juez Moro al exmandatario brasileño Lula, condenado a 12 años de cárcel por corrupción, para presentarse en Curitiba, a 400 km de distancia, donde le espera una celda de 15 m2.


En un país polarizado, tanto sus seguidores como sus adversarios hicieron una cuenta regresiva antes de que se venciera el plazo, a las 17H00 locales (20H00 GMT).

Los primeros estallaron en gritos de “¡Resistencia!”, mientras los segundos, congregados frente a la Policía Federal de Curitiba, clamaban "¡Forajido!".

“Hay conversaciones en la policía con los abogados del expresidente”, dijo a la AFP el diputado Carlos Zarattini, del Partido de los Trabajadores (PT), que se halla junto a Lula en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en las afueras de Sao Paulo.

El exmandatario de izquierda (2003-2010), favorito en los sondeos para las elecciones de octubre, se encuentra allí desde que el jueves Moro pidiera su encarcelamiento y le diera plazo hasta las 17H00 (20H00 GMT) del viernes para presentarse “voluntariamente” en Curitiba.

Los abogados de Lula presentaron además un nuevo recurso, ante la corte suprema, para anular la orden de prisión, argumentando que el tribunal de segunda instancia que lo condenó por corrupción y lavado de dinero no había deliberado sobre ciertas objeciones presentadas a su fallo. Horas antes, un tribunal de tercera instancia había denegado un pedido similar.

En las afueras del edificio sindical, los manifestantes, varios miles durante el día, velan por su líder, al grito de “¡Lula Libre!” y decididos a protegerlo de cualquier tentativa de arresto.

El sábado, cuando la difunta esposa de Lula, Marisa Letícia, hubiese cumplido 68 años, se celebrará allí una misa en su memoria, informaron fuentes del PT. Ciertas versiones afirman que podría entregarse después de esa misa que se celebrará a las 09H30 (12H30 GMT) en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo.

La situación de Lula es compleja penal y electoralmente. Si fuese detenido, podría hacer precampaña desde la cárcel hasta que la justicia electoral invalide su candidatura en principio en agosto, cuando estudie las postulaciones, dado que en Brasil los condenados en segunda instancia no tienen derecho de presentarse a comicios.

El Movimiento de Trabajadores rurales Sin Tierra (MST) inició una campaña de cortes de carreteras, para expresar su "indignación contra la inminente detención del compañero Lula".

Según reportes de la estatal Agencia Brasil, al menos ocho de los 27 estados brasileños registraron piquetes viales, la mayoría en el noreste -baluarte electoral de Lula- pero también en Rio de Janeiro y Rio Grande do Sul.