rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

¿La muerte de Ríos Montt sella la impunidad en Guatemala?

Por Carlos Pizarro

En medio de la impunidad, el exdictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt fallecía a los 91 años dejando dudas sobre el fin de los procesos de búsqueda de justicia por la ejecución de más de 10.000 guatemaltecos durante su mandato.

Entre 1982 y 1983, 448 aldeas indígenas y campesinas desaparecieron por orden de su gobierno. Termina así la persecución penal de este exjefe de Estado, que murió sin pagar prisión por los miles de crímenes de guerra de los que fue señalado por la fiscalía.

Para la opinión pública, este capítulo sangriento de la historia de Guatemala está lejos de ser archivado. RFI conversó con Jordan Rodas, procurador de los Derechos Humanos en Guatemala, para tratar de entender qué significado tiene

la muerte de Efraín Ríos Montt en una Guatemala dividida por la indignación de las víctimas del exdictador y por aquellos que buscan sellar el pacto de impunidad.

"El caso de Ríos Montt no podrá seguir", destaca Rodas, "Pero también hay otro militar, José Mauricio Rodriguez Sánchez, que está siendo juzgado, para establecer su responsabilidad en dicho genocidio". Rodriguez Sánchez fue el jefe de inteligencia del exdictador. 

Ríos Montt murió sin conocer la cárcel. pese a haber sido condenado en mayo de 2013. Siempre supo burlar los procesos en su contra. ¿Quién respondera por los  guatelmatecos ejecutados durante su mandato? "El haberlo sentado en el banco de los acusados es inédito en nuestra historia", responde el procurados de Derechos Humanos. "Pero estamos en una etapa en Guatemala en que muchos quieren que la impunidad siga reinando. Tenemos que avanzar." 

EntrevistadoJordan Rodas, procurador de los Derechos Humanos en Guatemala.

Critican candidatura de Evo Morales por falta de independencia de los poderes

Chile promulga ley que permite el cambio de sexo en documentos desde los 14 años

Pulso en Perú en torno al pedido de asilo en Uruguay del expresidente García

Salvadoreña en espera de un juicio por supuesto intento de aborto tras violación