rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Venezuela petróleo

Publicado el • Modificado el

PDVSA enfrenta el cierre de tres de sus cuatro refinerías

media
El logo de PDVSAen una estación de servicio de Caracas, el 22 de noviembre de 2017. REUTERS/Marco Bello

La petrolera venezolana padece una escasez de crudo y de personal capacitado, lo que redunda en la imposibilidad de operar las plantas, alerta a RFI el directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Iván Freites.


La empresa venezolana PDVSA tiene previsto cerrar de manera indefinida tres de sus cuatro grandes refinerías (Cardón, Puerto La Cruz y El Palito) a causa de la escasez de crudo para procesar y falta de personas formados, anuncian sindicalistas.

Pdvsa planea cerrar en las próximas semanas tres de sus cuatro grandes refinerías de manera indefinida debido a la escasez de crudo para procesar y por la falta de personal que opere las plantas, aseguraron sindicalistas. Las refinerías son Cardón, Puerto La Cruz y El Palito.

“La situación de las refinerías es muy delicada, así como la de las áreas de producción de petróleo. Nosotros creemos que en Venezuela hubo una situación muy lamentable. La política de entrega de nuestro principal recurso, que fue la industria petrolera nacional, colapsó. Nosotros decimos que hubo un ataque internacional. Se compusieron varios países para que Venezuela cayera en esta situación. Y los más lamentable es que fueron venezolanos quienes se prestaron para eso sucediera. Nadie se imaginó que Venezuela iba a caer en una situación de ser un país con las más altas reservas del mundo, ahora tenga que depender de las importaciones de combustible para poder sobrevivir”, subraya Iván Freites, directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv).

“Aproximadamente en el año 2012 pasamos a ser un país netamente importador de combustible. Éramos exportadores, pero a partir de esta política de no hacer mantenimiento, reparaciones, PDVSA obvió las políticas que debe tener una empresa trasnacional de este tipo y se politizó, se partidizó”, lamenta Freites.

“La caída en la producción es dramática y la falta de personal, solamente en la refinería de Amuay, en noviembre había 57 ingenieros de proceso. Para febrero de 2018 apenas quedaban 12. En la refinería de El Palito de 37 ingenieros de proceso en noviembre, quedaban 9 en febrero. Y los operadores de planta, que somos quienes manejamos el proceso de refinación, más del 70% de los trabajadores capacitados y formados se han ido de la industria”, denuncia al micrófono de RFI.