rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Donald Trump Rex Tillerson

Publicado el • Modificado el

Trump despide a Tillerson y lo reemplaza por el director de la CIA

media
Foto de archivo de Rex Tillerson, es secretario de Estado norteamericano. REUTERS/Jonathan Ernst

El presidente Donald Trump puso fin a las funciones del secretario de Estado norteamericano y nombró en su lugar a Mike Pompeo, quien hasta ahora se desempeñaba como director de la CIA. Este cargo será ocupado por primera vez por una mujer.


Con Xavier Vilà, corresponsal de RFI en Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el martes la partida de su secretario de Estado, Rex Tillerson.

La inminencia de la crucial cumbre diplomática con Corea del Norte prevista para el mes que viene habría precipitado la decisión del presidente Trump, que ya desgranaba en otoño desprenderse de un Rex Tillerson que considera demasiado alineado con una versión tradicional de la política.

Como contraposición Trump designa como nuevo jefe de la diplomacia norteamericana a su alter ego Mike Pompeo. Sus hasta ahora subordinados en la CIA lo caracterizan como impulsivo e imprevisible, un personaje indiscreto que antepone su ideario político a las recomendaciones de los funcionarios. Una actitud con la que Pompeo se ha granjeado la confianza de Trump, con quien ha establecido una estrecha relación personal a través de sus reuniones diarias en el despacho oval, algo muy inusual en un director de la CIA.

En términos políticos Pompeo es un halcón ultraconservador que llegó a Washington en 2010 como congresista por Kansas, impulsado por el extremismo de derechas del Tea Party. Este movimiento irrumpió entonces como reacción a lo que consideró como un gobierno socialista de Barack Obama. Con Pompeo como jefe de la diplomacia, por tanto, se espera que los Estados Unidos sean todavía menos deliberativos en asuntos exteriores y –por tanto- más aislacionistas.

Para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Trump designó a Gina Haspel, una funcionaria de carrera de esa entidad y primera mujer designada para ese puesto.

Después del anuncio, Tillerson suspendió su agenda por estar "indispuesto" y acortó su viaje para poder regresar a Washington.

La gestión del exdirector ejecutivo de Exxon como jefe de la diplomacia estadounidense fue con frecuencia marcada por rumores de que estaba a punto de ser expulsado.