rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Colombia Elecciones Alvaro Uribe Juan Manuel Santos

Publicado el • Modificado el

Derecha opositora al pacto de paz gana legislativas en Colombia

media
El exmandatario colombiano Alvaro Uribe en su puesto de votación en Bogotá, el 11 de marzo de 2018. REUTERS/Carlos Julio Martinez

La derecha encabezada por el expresidente Álvaro Uribe, feroz opositor al pacto de paz con la exguerrilla, ganó las legislativas de este domingo en Colombia, donde la FARC se estrenó en las urnas.


Aunque no logró consolidar mayorías en ninguna de las dos cámaras, con 97% de las mesas escrutadas, la victoria de la derecha abre interrogantes frente a la implementación del pacto de paz que desarmó a la que fuera la guerrilla más poderosa de América.

Las fuerzas más críticas del acuerdo tendrán suficiente margen para imponer agenda y serán determinantes en las presidenciales del 27 de mayo. "Muchas gracias a todos los colombianos que nos han apoyado, seguimos en esta tarea por la patria, por nuestra democracia, con la ayuda de Dios", afirmó lacónico Alvaro Uribe, el senador con la mayor votación de la jornadaEl expresidente obtuvo su reelección al Senado con 860.000 votos.

Durante sus dos mandatos que finalizarán el 7 de agosto, Juan Manuel Santos gobernó con una coalición de centro derecha favorable al acuerdo que dio origen al partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC). Fue la primera vez que los colombianos acudieron a las urnas sin la amenaza de la ya disuelta guerrilla marxista y bajo una tregua del Ejército de Liberación Nacional (ELN), último grupo rebelde activo del país.

El partido de la rosa roja quería igualmente competir en las presidenciales, pero debió desistir por problemas de salud de su líder y candidato, Timochenko.

Bancada fuerte

Con un escrutinio parcial, el partido de Uribe, Centro Democrático, iguala su cuota actual de 19 senadores, pero obtiene 32 plazas en la cámara baja, un alza de 13 escaños.

Junto a Cambio Radical (centro derecha), el Partido Conservador y fuerzas cristianas suman 134 de 280 curules. Los dos primeros, que fueron aliados de Santos, han cuestionado apartados del pacto negociado durante cuatro años en Cuba.

Con un escrutinio parcial, el partido de Uribe, Centro Democrático, iguala su cuota actual de 19 senadores, pero obtiene 32 plazas en la cámara baja, un alza de 13 escaños. France 24

Aunque la derecha fue la corriente más votada, las tendencias de centro e izquierda alcanzan un apoyo histórico, que se fortalece con la presencia de los rebeldes.

Entre los izquierdistas Polo Democrático Alternativo y la Lista de la Decencia, el Partido Alianza Verde (centro y centro-izquierda) y las FARC suman por ahora 44 puestos.

Aunque difícilmente la derecha vencedora podría reformar lo sustancial del acuerdo de paz, su votación podría afectar la implementación del sistema de justicia pactado con la exguerrilla para atender a las millones de víctimas de la guerra.  

La derecha también tiene grandes probabilidades de llegar a la presidencia, y eso en principio dificultaría un arreglo con el ELN. El grupo guevarista negocia la paz con Santos aunque los diálogos están en suspenso por un recrudecimiento del conflicto.

>> Escuche también en Noticias de América: "Primeras legislativas en Colombia con la FARC"

Debut marginal

Este domingo los exguerrilleros marxistas supieron qué tanto ha calado su mensaje de perdón. Hasta ahora alcanzan una votación marginal de 84.000 votos, equivalente a 0,46% de la votación total, aunque tendrá representación garantizada en el próximo Congreso bicameral (10 de 280 escaños).

El nuevo partido de izquierda fracasó en el intento de aumentar su representación tras una accidentada campaña en la que incluso tuvo que suspender actos de plaza pública por intentos de agresión a sus candidatos.

El pacto les permite a los excomandantes rebeldes ejercer la política aun cuando todavía tienen pendiente confesar crímenes y reparar a las víctimas, la fórmula pactada para que reciban penas alternativas a prisión.

Y esto es precisamente lo que más irrita a Uribe y a otros sectores que nunca quedaron satisfechos, aunque su victoria en un plebiscito sobre el pacto de paz en 2016 obligó a renegociar algunos puntos del acuerdo.

Con AFP