rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Donald Trump Unión Europea Comercio Intercambios

Publicado el • Modificado el

Trump presiona a la UE para que reduzca barreras a productos de EEUU

media
El presidente Donald Trump despueés de la firma del aumento de los arenceles a la importación de acero y aluminio REUTERS/Leah Millis TPX IMAGES OF THE DAY

El presidente Donald Trump pidió este sábado a la Unión Europea que reduzca las barreras comerciales a los productos estadounidenses, si quiere quedar exenta de los aranceles que su gobierno acaba de imponer a las importaciones de acero y aluminio.

 


 El mandatario estadounidense lanzó esta advertencia en Twitter horas después de una infructuosa reunión sobre el tema en Bruselas, entre su representante comercial Robert Lighthizer y la Comisión Europea.
   "La Unión Europea, países maravillosos que tratan muy mal a Estados Unidos en términos de comercio, se está quejando por las tarifas al acero y el aluminio", escribió Trump.
   "Si ellos bajan sus horribles barreras y tarifas a los productos estadounidenses que ingresan (al bloque), nosotros igualmente bajaremos las nuestras. Gran déficit. Si no, impondremos tasas a autos, etc. ES JUSTO!", añadió.
   Más tarde, durante un mitin en Pensilvania, importante productor de acero, Trump defendió su decisión y la emprendió contra la calidad del acero importado.
   "No es buen acero, ustedes saben a qué me refiero. Es una porquería", dijo.
   También aseguró que su decisión contribuirá al desarrollo económico de esa región: "Muchas acerías están abriendo ahora por lo que hice. El acero está de vuelta, el aluminio está de vuelta", dijo.
   Los europeos expresaron en tanto su decepción este sábado a Lighthizer, quien viajó a Bruselas para una reunión prevista desde hacía tiempo con la comisaria europea del ramo, Cecilia Malmström, y el ministro de Economía japonés, Hiroshige Seko.
   Japón, al igual que la Unión Europea, exige estar exento de las tasas anunciadas el jueves por Trump, de 25% para las importaciones de acero y 10% para las importaciones de aluminio.
   Inicialmente las tarifas no se aplicarán a México y Canadá, y Trump también incluyó a Australia en la lista de posibles países exentos.
   "Fue una franca discusión" pero "no obtuvimos claridad inmediata sobre el procedimiento para quedar exentos y las negociaciones continuarán la semana que viene" indicó Malmström.
   "Somos un aliado cercano y un socio comercial de Estados Unidos y, como tal, la Unión Europea debe estar excluida de las medidas anunciadas" por el presidente Trump, insistió Malmström.
   El encuentro también abordó la cooperación entre los tres socios para luchar contra el "dumping" y los problemas que plantea la sobrecapacidad en el sector siderúrgico. La delegación europea consideró que se lograron buenos resultados en esta parte de la reunión y esperan que Trump tenga en cuenta sus esfuerzos.
   Aunque ni europeos ni japoneses esperaban obtener una decisión este sábado, quisieron aprovechar para presionar a los estadounidenses.
   El presidente francés, Emmanuel Macron, ya había advertido el viernes a Trump sobre las consecuencias de su decisión.
   "Tales medidas contra países aliados, que respetan las reglas del comercio mundial, no serían eficaces para luchar (contra) las prácticas desleales", afirmó. "Europa responderá de forma clara y proporcionada a cualquier práctica infundada y contraria a las reglas del comercio mundial", advirtió.
   
   - Contramedidas europeas -
   
   La UE prepara represalias en caso de que Trump mantenga su intención de sancionar a sus productos siderúrgicos.
   La más inmediata, que sería aplicable en tres meses, consistiría en imponer fuertes aranceles a algunos productos muy representativos de Estados Unidos, como los pantalones vaqueros, las motos de gran cilindrada o la manteca de cacahuete.
   La estrategia del Ejecutivo comunitario también pasa por adoptar medidas de salvaguardia, para proteger la industria europea de un eventual desvío de las exportaciones de terceros países señalados por Washington, y una posible demanda ante la Organización Mundial del Comercio.
   Europa exportó a Estados Unidos 5.300 millones de euros en acero y 1.100 millones de euros en aluminio en 2017.
   "No podemos aceptar que la administración estadounidense divida a la UE", advirtió Jyrki Katainen, apelando explícitamente a los británicos, en plenas negociaciones del Brexit. El vicepresidente comunitario recordó que "Reino Unido sigue siendo miembro de la Unión Europea y que eso le impone obligaciones".
   Desde el jueves, aliados y rivales de Estados Unidos expresaron su indignación por el giro proteccionista, que denunciaron como un ataque contra el libre comercio.
   Alemania, uno de los mayores exportadores mundiales y señalado directamente por Trump, fue especialmente dura, denunciando una "afrenta" a los aliados de Washington.
   El ministerio chino de Comercio denunció un "abuso" y el jefe de su diplomacia, Wang Yi, prometió una "respuesta apropiada" en caso de guerra comercial con Washington.
   China, un país que está muy lejos de ser el mayor productor mundial de acero, es mencionado habitualmente como origen de la sobrecapacidad del sector, por las inmensas subvenciones que otorga.

(Con AFP)