rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Argentina: Dimite el presidente del Banco Central de la República Argentina, Luis Caputo.

Estados Unidos Donald Trump Comercio Intercambios

Publicado el • Modificado el

Temor de guerra comercial: Estados Unidos contra el resto del mundo

media
El presidente Trump, 23 de febrero de 2018, Casa Blanca. REUTERS/Kevin Lamarque

‘Las guerras comerciales son fáciles de ganar’ lanzó desafiante Trump en Twitter para responder las críticas internacionales a su plan de imponer tarifas a la importación de aluminio y acero. China pidió a EE UU ‘respetar las reglas comerciales’ y la Unión Europea prometió una ‘reacción firme’.


“Cuando un país (Estados Unidos) está perdiendo miles de millones de dólares en comercio virtualmente con cada país con el que tiene negocios, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”, escribió Trump en Twitter.

“Por ejemplo, cuando estamos perdiendo 100 mil millones de dólares con un país y (este país) se hace el listo, dejamos de comercializar y ganamos en grande. ¡Es fácil!”, agregó.

En una reunión el jueves en la Casa Blanca con representantes de la industria siderúrgica estadounidense, Trump anunció su decisión de imponer la próxima semana aranceles aduaneros de 25% para el acero, y de 10% para las importaciones de aluminio.

“No culpo a esos países. Cuando estuve en China, dije: ‘Miren, si ustedes pueden ganar en Estados Unidos casi 500.000 millones de dólares y salirse con la suya, ¡¿cómo podría yo reprochárselos?! Alguien está de acuerdo con esos acuerdos”, dijo también el mandatario estadounidense.

Estados Unidos importa 20 millones de toneladas de acero al año, por 24.000 millones de dólares, lo que lo hace el mayor importador del mundo, según los datos del ministerio alemán de Economía.

Las principales bolsas europeas abrieron esta mañana a la baja, afectadas por las caídas de Wall Street y de las plazas asiáticas después de los anuncios de Trump.

La decisión de Trump es "inaceptable" según Canadá, mayor abastecedor de Estados Unidos en acero y aluminio. Reacciones airadas también de la Unión europea, Australia y México, muchos de ellos productores de esos materiales.

En América Latina, la medida podría causar gran impacto en Brasil. En 2017, ese país sudamericano representó el 13% de las importaciones estadounidenses de acero.

En México, país que representa 9% de las importaciones estadounidenses de acero, la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero pidió que "se responda de forma recíproca e inmediata" a la eventual imposición de tarifas.

Para Alemania, las medidas representan una ‘amenaza para miles de empleos en Europa’ y exigió una reacción firme de los europeos, lo que ya prometió el presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker.

China, país que Washington critica por sus prácticas comerciales, urgió a Estados Unidos a "restringir" el uso de medidas proteccionistas y a "respetar las reglas" del comercio internacional.

"Si todos los países siguieran el ejemplo de Estados Unidos, ello tendría un grave impacto en el orden del comercio mundial", afirmó una fuente oficial china.

Por su parte, un miembro del gobierno australiano expresó su preocupación por las medidas de “represalia" que pueden tomar otras grandes economías desatando una guerra comercial que perjudicaría a todos.

El constructor Toyota lamentó "el impacto negativo" de las medidas y prevé un importante alza del precio de los vehículos.

Las tasas de importación al acero y aluminio se sumarán a otras decisiones proteccionistas de esta administración.

Entre otras, el retiro de Estados Unidos del acuerdo de libre comercio TPP con 11 países del área Asia Pacífico, así como las investigaciones sobre numerosos productos sospechados de entrar a ese país mediante prácticas comerciales desleales. La lista abarca, entre muchos productos, lavarropas surcoreanos, paneles solares chinos, aceitunas españolas, papel canadiense, hojas de aluminio chinas y biodiésel de Argentina e Indonesia.