rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Latinoamérica

Publicado el • Modificado el

Vivir refugiado en una embajada, una tradición latinoamericana

media
Víctor Raúl Haya de la Torre, político peruano, quien pasó cinco años en asilo dentro de la embajada colombiana en Lima, entre 1949 y 1954. Christian1895

Refugiado en la embajada de Ecuador en Reino Unido desde 2012, Julian Assange igualó al político peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, quien encontró asilo en la legación de Colombia en Lima durante cinco años. Si Ecuador no logra encontrar una solución para liberar a Assange, podría superar el récord del argentino Juan Manuel Abal Medina que vivió en la representación mexicana en Buenos Aires siete años.


Si bien el concepto de asilo diplomático existe desde el siglo XVI en Europa, hoy es casi exclusivamente una práctica corriente en América Latina. En 1889, en el Tratado de Montevideo (Tratado de Derecho Penal Internacional), Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay acuerdan reglas más claras sobre los procedimientos para quienes se asilan en representaciones diplomáticas. A partir de ese momento la práctica en la región será difundida e incluso hoy América Latina siguen siendo la zona que más la utiliza.

En 1954, en Caracas, la Organización de los Estados Americanos adopta una Convención sobre Asilo Diplomático. El texto es firmado por todos los países de América Latina. Pero los Estados del Caribe, Canadá y Estados Unidos eligen no hacerlo.

Antecedentes en América Latina

En América Latina hay casos resonantes, como el del político peruano Víctor Raúl Haya de la Torre. Luego de las revueltas políticas y del golpe de Estado en 1948 que depuso al presidente José Luis Bustamante y Rivero, Haya de la Torre, fue perseguido por el nuevo gobierno de facto de Manuel A. Odría.

El fundador de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), encontró refugio en la embajada de Colombia en Lima. Si bien ya en el Tratado de Montevideo se menciona que el asilado “sea puesto fuera del territorio nacional dentro del más breve plazo posible”, Haya de la Torre permanecerá encerrado cinco años.

Luego de un juicio entre Perú y Colombia ante la Corte Internacional de Justicia, que se volvió en un caso de referencia en el tema, Haya de la Torre es autorizado a salir del país en 1954.

Siete años fue el tiempo que estuvo en la embajada de México en Buenos Aires, Juan Manuel Abal Medina, el ex secretario general del Partido Justicialista (Peronista).

Con el golpe militar en marzo de 1976 en Argentina, Abal Medina es uno de los objetivos principales de las fuerzas armadas. Hermano de Fernando Abal Medina, el fundador de la guerrilla más importante en el país, Montoneros, y una de las figuras del ala izquierda del movimiento peronista, Abal Medina se refugia en la representación mexicana un mes después del golpe.

Pasaron varios embajadores, pero Abal Medina siguió siendo huésped hasta que en 1982 le fue concedido el salvoconducto que le permitió partir hacia México donde todavía vive.

A pesar de la nutrida lista de candidatos, el récord mundial de quien permaneció más tiempo asilado no le pertenece a la región sino al el cardenal húngaro Jozsef Mindszenty.

De 1956 hasta 1971, o sea 15 años, el cardenal tuvo que vivir oculto entre los muros de la embajada estadounidense en Budapest. Las autoridades húngaras, bajo dominio soviético, lo perseguían por su oposición a que el gobierno comunista le quitara a la iglesia sus centros escolares.

Luego de un acuerdo, los estadounidenses lograron sacar al cardenal que fue llevado a Roma.

 

El caso panameño, Manuel Noriega

En diciembre de 1989 los Estados Unidos invaden Panamá. Su líder, el dictador militar Manuel Noriega, estaba acusado de narcotráfico, de blanqueo de dinero de los carteles, y de poner en peligro el tráfico por el Canal de Panamá.

Frente a la impotencia de detener a los miles de soldados estadounidenses, Noriega se refugia en la Nunciatura Apostólica, la embajada del Vaticano, en Panamá.

Respetando la soberanía territorial de la representación, los soldados de Estados Unidos resolvieron rodear la casa con enormes altoparlantes de donde emitían a todo volumen y durante las 24 horas música rock, estilo no apreciado por Noriega.

Tres días de Heavy Metal aguantó el ex dictador hasta que se entregó. Noriega cumplió condenas en Estados Unidos y luego Francia hasta que fue liberado en 2011. Falleció en mayo de 2017.

Entre los casos recientes está el del senador boliviano Roger Pinto, opositor al gobierno del presidente Evo Morales. El político fue acusado de malversación de fondos y buscó asilo en la embajada de Brasil en mayo de 2012. Las autoridades bolivianas tardaron cinco meses en para aceptar finalmente otorgarle un salvoconducto. En agosto de 2013 Pinto pudo partir hacia Brasil.

En marzo de 2017 un tribunal boliviano lo condenó a cinco años de prisión. Dos meses después Pinto moría en un accidente aéreo.