rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Perú Pedro Pablo Kuczynski Alberto Fujimori

Publicado el • Modificado el

Indulto a Fujimori es ‘retroceso muy grave’ dice representante de la ONU a RFI

media
Amerigo Incalcaterra, representante para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. ACNUDH/Carlos Vera

En entrevista exclusiva con RFI, el representante para América del Sur del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, teme que en medio de situaciones como la dictadura en Venezuela y el proceso de paz en Colombia el indulto a Fujimori sea visto como un 'ejemplo de impunidad'.


“El indulto a Alberto Fujimori es un retroceso muy grave. Envía un mensaje de impunidad a una región que ha vivido dictaduras como las de finales de los 70 y 80”, dijo a RFI el representante para América del Sur del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra.

“Es un mensaje muy fuerte que se está dando cuando todavía tenemos investigaciones en Argentina sobre los crímenes de la dictadura, en Brasil, cuando estamos en el proceso de paz en Colombia. Es un mensaje complejo con relación a dictaduras como la de Venezuela. Estamos diciendo: ‘No importa los actos que uno cometa, siempre podrá negociar su impunidad a cambio de tranquilidad política’”, agregó.

La polémica en Perú gira entorno a la evaluación médica que pudiera fundamentar el indulto de Fujimori, por ejemplo con un cuadro de hipotensión y arritmia en un paciente de 78 años.

PPK desoyó a la ONU

Amerigo Incalcaterra relata en la entrevista con RFI (haga click en la foto para escucharla) puede escucharla en esta página) que él y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, se reunieron en Lima a comienzos de noviembre pasado con el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK).

“Sobre el punto concreto del estado de Salud de Fujimori, se le comunicó hasta la posibilidad de nombrar una junta médica internacional que pudiera emitir un parecer”, explica Incalcaterra, quien lamenta también que “no se tomará en cuenta la participación de las víctimas en esa importante decisión”.

Sobre las protestas y la grave crisis política que se han desatado tras la decisión del indulto, Incalcaterra apuntó: “Le advertimos (al presidente Kuczynski) que un proceso que no fuera bien llevado adelante podía producir situaciones complejas para Perú, poniéndolo como un país que incumple sus compromisos internacionales”.

“Le expresamos asimismo nuestra preocupación de que avanzara con ese indulto porque consideramos que los crímenes cometidos por el expresidente Fujimori reunían tal gravedad en materia de derechos humanos que debería, por lo menos, considerarse la posibilidad de discutirlo más ampliamente, no sólo internamente sino también con la comunidad internacional, en la medida en que son crímenes que ofenden a la humanidad”, concluye.

Para lograr la ansiada libertad, Alberto Fujimori siempre trató de demostrar un flagrante deterioro de su salud. Los médicos de cabecera del exmandatario peruano, condenado a 25 años de prisión por perpetrar crímenes de lesa humanidad, informaron en los últimos meses que padecía de hipotensión y arrítmica cardiaca.

Horas previas al indulto, el 23 de diciembre, Alberto Fujimori fue ingresado a una clínica privada, en Lima, debido al deterioro de su salud. El 24, mientras se celebrara la nochebuena, el presidente Pedro Pablo Kuczynski decidió expedir un indulto humanitario porque su salud podía agravarse en el centro penitenciario.

Según trascendió en la prensa peruana, el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski aceptó la inclusión del médico personal del expresidente Alberto Fujimori para la evaluación del estado de salud y recomendación del indulto. Con esos argumentos, se procedió a la liberación de su homólogo y se violó la independencia médica que exigía la ONU.

Hoy este indulto tiene serios cuestionamientos, pues se le observa como una gracia política. El presidente peruano estuvo a punto de ser destituido la semana pasada por el Congreso, de mayoría fujimorista. La oposición y muchos sectores denuncian que, para salvar su cabeza, PPK ofreció y firmó en secreto el indulto en favor de Alberto Fujimori.