rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Las sospechas de malversación que se ciernen sobre el Arzobispo de Tegucigalpa

Por María Díaz Valderrama

El Arzobispo de Tegucigalpa en Honduras, el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, uno de los consejeros más cercanos del papa Francisco, está siendo investigado por el Vaticano y el Tribunal de Cuentas hondureño, sospechoso de haber cobrado una cifra millonaria de la Universidad Católica de Tegucigalpa.

Aunque el Cardenal Maradiaga ha desmentido las alegaciones, la sombra de la sospecha se cierne sobre el hondureño después de que la revista italiana L'Espresso revelara hace unos días que el mismísimo papa Francisco habría encargado una investigación secreta para aclarar las dudas de las acusaciones que habían llegado a sus oídos.

Según las averiguaciones, Maradiaga cobró durante cerca de 10 años 35.000 euros al mes de la Universidad Católica de Tegucigalpa, fundada por el propio purpurado. La investigación, firmada por el periodista italiano Emiliano Fittipaldi, se respalda en testimonios de eclesiásticos y seglares para asegurar además que su eminencia realizó inversiones millonarias en empresas londinenses, entre ellas Leman Wealth Management, "que parecen haber desaparecido en el aire".

"Maradiaga es probablemente el cardenal más poderoso en el Vaticano tras la caída del purpurado australiano George Pell, otra decisión equivocada de Francisco", explica Fittipaldi, entrevistado por teléfono por RFI. "Maradiaga es ahora el hombre más cercano al Santo Padre y el jefe del C9, el consejo de cardenales que debe ayudar al papa Francisco en la gestión de la iglesia universial y en la reforma de la Curia romana". Un hombre muy culto y muy amado por su pueblo hasta 2009, cuando se mostró a favor del golpe de estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya.

Maradiaga denuncia "calumnias"

Desde Honduras, señalan que las acusaciones del semanario son "calumnias". El dinero es utilizado para "pagar los gastos de escolaridad de los seminaristas, financiar la construcción y renovación de iglesias y proveer asistencia a los sacerdotes en las zonas rurales o a los que no tienen medios de subsistencia", explicó agregando que el dinero también es utilizado para ayudar a los pobres.

El arzobispo cardenal de Tegucigalpa precisa que los montos evocados por el semanario italiano son girados a la arquidiócesis y no a él mismo. Asimismo refuta las alegaciones de las inversiones en el extranjero que detalló L'Espresso, informa AFP. Fittipaldi apunta que en los papeles que él mismo habría visto, Maradiaga aparece como el único beneficiario.

El Vaticano, sin embargo, confirmó el pasado viernes que el Papa había ordenado la apertura de esta investigación. Bergoglio, muy afectado por la información, según L'Espresso, no se ha pronunciado aún sobre el asunto.

Francisco no logra reformar la Iglesia

"Ahora veremos si el Cardenal logra eliminar cada sombra de sospecha en esta extraña agenda de pagos o si Francisco se verá obligado a echarlo. Hay una tercera posibilidad, que Maradiaga no explique nada y que Francisco no haga nada porque sería un fuerte golpe para la imagen de su pontificado", opina Fittipaldi, especializado en este tipo de investigaciones.

Sus intentos de renovar la Curia están cayendo en saco roto, principalmente en Roma, aunque también entre sus cargos de confianza ha descubierto casos de traición.

El periodista se defiende por su parte de haber sido manipulado por fuerzas interesadas en perjudicar la imagen de Francisco, recordando que él mismo ha firmado otras informaciones, como la referida al ático del Cardenal Tarcisio Bertone. Contrario a la figura de Francisco, Bertone, secretario de Estado del Vaticano con Benedicto XVI, desvío hasta medio millón de euros -en un principio destinado a un hospital infantil- para realizar las reformas del ático en el que vive, de 600 metros cuadrados y 100 de terraza.

"En general cuando hago una investigacion sobre poderes eclesiásticos a menudo me acusan a mí y a otros periodistas de la Iglesia de querer utilizar las noticias para perjudicar o complacer a alguien", lamenta Fittipaldi. "Esto es incorrecto, nosotros sabemos que podemos ser manipulados por intereses pero nuestro deber es comprender si la información es real, si tiene un interés público, verificarla y si es real, publicarla".

Rodríguez Maradiaga, una las personalidades más destacadas de la Iglesia latinoamericana, figuró en el 2005 entre los papables y en diciembre cumple 75 años, edad de "jubilación" de los cardenales, por lo que tendrá que presentar su renuncia al arzobispado como estipulan las normas.
  

Entrevistado

- Emiliano Fittipaldi, periodista especializado en la Iglesia de L'Espresso. Autor de Avaricia, Lujuria y otras investigaciones, publicados en español por la editorial Foca.
  

Perú: Congreso aprueba ley que limita obtener recursos económicos a los medios

Masaya: la situación ‘es de profunda crisis de violación a derechos humanos’

La ONU pide a EEUU que deje de separar a los niños inmigrantes de sus padres

Guatemala: la erupción del volcán deja más de un millón y medio de damnificados

Escándalos de abusos sexuales: un terremoto en la Iglesia católica chilena