rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Perú Pedro Pablo Kuczynski

Publicado el • Modificado el

Perú: Kuczynski denuncia un ‘intento de golpe’ ante su posible destitución

media
El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski apareció escoltado por sus dos vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz. Fuente: Reuters.

El Congreso peruano se apresta a destituir este jueves al presidente Pedro Pablo Kuczynski por "incapacidad moral", días después de que la constructora brasileña Odebrecht revelara que hizo millonarios pagos por asesorías a empresas ligadas a él. El mandatario denuncia un intento de golpe.


Con Carlos Noriega, corresponsal de RFI en Lima

En un juicio político relámpago en el Congreso, el presidente Pedro Pablo Kuczynski puede ser destituido este jueves, acusado de favorecerse con las relaciones de una empresa suya y la constructora brasileña Odebrecht hace más de una década.

El miércoles por la noche dio por cadena de televisión el que puede ser su último mensaje como presidente. Hemos cometido errores, pido disculpas, dijo, pero negó responsabilidad en los cargos que se le hacen, aunque sin dar mayores explicaciones.

“Ser descuidado y desprolijo es un defecto pero no es, no ha sido, ni será jamás para mí una herramienta de deshonestidad y mucho, mucho menos, de delito", dijo Kuczynski, quien denunció haber sido "anticipadamente" condenado.

Exigió respeto a la voluntad popular le lo eligió presidente. Denunció que la democracia está bajo ataque y que detrás del pedido para destituirlo hay un intento de golpe disfrazado de legalidad promovido por la mayoría parlamentaria que lidera la excandidata presidencial Keiko Fujimori.

"Estamos ante un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales supuestamente legítimas", afirmó el presidente.

Desde distintos sectores se denuncia un plan del fujimorismo para copar las instituciones públicas y bloquear una investigación fiscal a Keiko por un supuesto financiamiento oculto de Odebrecht para su campaña electoral.

El miércoles, miles de ciudadanos se movilizaron en rechazo al fujimorismo. Flanqueado por sus vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, el presidente aseguró que de ser destituido ninguno de los dos aceptará sucederlo para encabezar un gobierno, que nacería de lo que calificó como un acto injusto y antidemocrático. Eso obligaría a un adelanto de elecciones.

A menos de que ocurra un milagro, Kuczynski se convertirá en el primer presidente en perder su puesto por vínculos con Odebrecht, empresa envuelta en el pago de sobornos en varios países de América Latina para conseguir millonarios contratos de obras públicas.

El Congreso inició el proceso de "vacancia" presidencial después de que Odebrecht revelara que había pagado casi cinco millones de dólares por asesorías a empresas ligadas a Kuczynski cuando era ministro.

El mandatario ha negado que hubiese un conflicto de intereses con esas operaciones, afirmando que en esa época todos los negocios los manejaba su socio, el chileno Gerardo Sepúlveda.