rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Corea del Norte Nuclear ONU

Publicado el • Modificado el

‘Canales abiertos’ para negociar con Pyongyan dice EE.UU.

media
El secretario de Estado Rex Tillerson, Washington, 12 de diciembre 2017. REUTERS/Jonathan Ernst

Aunque la Casa Blanca negó un giro de su posición con respecto a la crisis nuclear con Corea del Norte, eso es lo que sugieren las declaraciones del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson. En cualquier caso, la propuesta Washington también fue rechazada por el representante norcoreano.


Con la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU la víspera, ya suman 17 este año para tratar el caso de Corea del Norte y su programa nuclear. Al menos en esta ocasión, por primera vez, el representante norcoreano se desplazó y participó en la reunión.

El secretario de Estado Rex Tillerson y el embajador norcoreano se dieron cita en el mismo reciente del Consejo de Seguridad para precisar la posición de Washington después de los enredos de la semana pasada sobre una oferta de diálogo sin condiciones previas, la cual fue rechazada de inmediato… por la propia Casa Blanca.

Hablando ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Tillerson afirmó que “tiene que producirse un cese sustancial del comportamiento amenazador de Corea del Norte antes de que comiencen las conversaciones” con Pyongyang.

Hace unos días, el jefe de la diplomacia estadounidense hizo correr rumores de que Washington estaba buscando el comienzo de negociaciones cuando ofreció a Corea del Norte sostener "pláticas sin condiciones previas".

La Casa Blanca dijo, sin embargo, que no había cambio en la política estadounidense y Tillerson no repitió su oferta en la reunión del Consejo.

"Corea del Norte debe ganarse volver a la mesa" de negociación, dijo. "La campaña de presión debe continuar y continuará hasta que se logre la desnuclearización".

“El presidente (Trump) ha sido muy claro”, subrayó Tillerson. “Estamos preparados militarmente si las cosas toman un mal camina. Nuestras fuerzas están preparadas. En lo que concierne las negociaciones, no vamos a aceptar condiciones previas. No aceptaron un aligeramiento de las sanciones ni la reanudación de la ayuda humanitaria. No aceptaremos condiciones previas para retomar el diálogo”, precisó el jefe de la diplomacia estadounidense.

“Sin embargo, nuestros canales de comunicación siguen abiertos”, concluyó.

El embajador norcoreano rechazó de manera violenta la oferta indicando que Corea del Norte ya era un estado nuclear y que su país respetaba las obligaciones de no proliferación.

“Esta reunión no es más que una medida desesperada de Estados Unidos, país aterrorizado por nuestra potencia, sin despegar los ojos del texto que leía. "Corea del Norte es una potencia nuclear responsable" que "respetará sus obligaciones de no proliferación", dijo.

A lo que Tillerson respondió: "No aceptaremos jamás una Corea del Norte dotada de armas nucleares".

Tillerson también llamó a China, único aliado de Pyongyang, y a Rusia a tomar acciones unilaterales que vayan más allá de las actuales -y ya duras- sanciones establecidas en las resoluciones de la ONU.

“Continuar permitiendo que trabajadores norcoreanos laboren en condiciones similares a la esclavitud en Rusia a cambio de salarios que sirvan para financiar programas de armas nucleares, hace cuestionar la verdadera implicación de Rusia como socio para la paz”, dijo.