rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Estados Unidos Donald Trump salud

Publicado el • Modificado el

Declaran ‘emergencia de salud pública nacional’ por consumo de opiáceos

media
El presidente Donald Trump. REUTERS/Joshua Roberts

La declaración ordenada por el presidente Trump permitirá intensificar la lucha contra una epidemia que mata en Estados Unidos a más de un centenar de personas al día. ‘Podemos ser la generación que ponga fin a la epidemia de los opiáceos’, dijo Trump


“Llevará muchos años, incluso décadas, controlar este azote de nuestra sociedad”, advirtió el presidente estadounidense, pero “trabajando juntos, liberaremos a nuestra nación de esta terrible aflicción que es el abuso de drogas”, agregó.

El mandatario había afirmado en varias ocasiones, la última el miércoles, que planeaba declarar una “emergencia nacional” para luchar contra el abuso de opiáceos como los analgésicos de receta controlada Percocet y OxyContin, la heroína y el opioide sintético fentanilo.

El mandatario indicó que la agencia de Alimentos y Medicamentos ya solicitó que “un opioide especialmente riesgoso”, cuyo nombre no mencionó, sea retirado del mercado inmediatamente.

Una emergencia nacional brinda a los estados acceso a fondos federales de ayuda por desastres, pero los funcionarios dijeron que una declaración de emergencia de salud pública nacional era más apropiada para combatir una crisis a largo plazo como la epidemia de opiáceos.

Esta declaración no supone un aumento de fondos federales para abordar la crisis, pero los funcionarios dijeron que la Casa Blanca buscaría más dinero del Congreso para hacerlo.

La declaración de emergencia de salud pública nacional tiene una duración de 90 días y puede renovarse varias veces, explicaron.

Esta medida permitirá que el departamento de Trabajo, por ejemplo, otorgue subvenciones para trabajadores adictos a opiáceos para ayudarlos a romper lo que un funcionario calificó como un “ciclo de adicción y desempleo”.

También proporcionará un mayor acceso a “tratamientos de telemedicina” para personas en áreas rurales, como la región de los Apalaches y del llamado Cinturón Industrial (Rust Belt), especialmente afectados por la crisis de opiáceos.