rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Puerto Rico Estados Unidos Donald Trump

Publicado el • Modificado el

Puerto Rico: la isla olvidada

media
Residentes de Puerto Rico montan a caballo frente a un casa destruida por el Huracán María en Jayuya, el 4 de octubre de 2017. REUTERS/Carlos Barria

A más de dos semanas del paso del huracán María que devastó Puerto Rico, los habitantes de la isla del Caribe todavía no cuentan con agua corriente y electricidad. El presidente Trump finalmente visitó el territorio estadounidense y prometió 29.000 millones de dólares en ayuda.


Con nuestra enviada especial a Puerto Rico, Anne Corpet.

“Ten cuidado. Se mueve todo en el techo porque se despegaron todos los paneles. Es inhabitable, no se puede estar, está todo mojado”, dice a RFI Reinaldo mientras camina entre los escombros de su casa devasta por el huracán María.

Reinaldo vive en Punta Santiago, un municipio del oriente de Puerto Rico. Sus habitantes contaron a la enviada especial de RFI, Anne Corpet, cómo sobreviven sin necesidades básicas.

“A pura tabla como en los tiempos de antes”, dice a RFI Verónica Sánchez mientras lava su ropa a mano en la casa de su tía con agua del río. “Esperando, por Dios, que llegue el agua corriente a toda la isla. ¡Y la luz!”.

En las montañas que rodean San Lorenzo, la población lleva casi 2 semanas sin electricidad.

“Yo tengo una máquina para respirar”, dice a RFI la señora Zuanga que tuvo que conectar su máquina de asistencia respiratoria a la batería de su auto.

Casi dos semanas después de que el huracán azotara Puerto Rico, apenas un siete por ciento de la isla tiene electricidad, y apenas un cuarto de las torres de telecomunicación funcionan. La falta de coordinación ha frenado la distribución de ayuda en una isla que ya sufría de la crisis económica: el 60 % de la población vive bajo la línea de la pobreza, según cálculos de la asociación Jubilee.

En su visita a la isla, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que solicitará 29 mil millones de dólares de ayuda, de los cuales 16 mil millones podrían ser utilizados para condonar la deuda financiera de la isla.