rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Brasil Italia

Publicado el • Modificado el

Italia quiere que Brasil extradite a Battisti

media
El ex militante de extrema izquierda, el italiano Cesare Battisti, al salir de los cuarteles de la Policía Federal en San Pablo, Brasil, el 13 de marzo de 2015. Foto de archivo. REUTERS/Nacho Doce

El ex militante de extrema izquierda, el italiano Cesare Battisti, está condenado a cadena perpetua en Italia por cuatro homicidios en la década del 70, los llamados años de plomo en el país europeo. Battisti fue detenido en la frontera cuando intentaba ingresar a Bolivia desde Brasil, país dónde se refugió en 2004.


La saga de Cesare Battisti parece no tener fin. Con 62 años, el ex integrante del grupo Proletarios Armados por el Comunismo, declaró ante un juez en Brasil luego de ser detenido en Brasil, en la frontera con Bolivia.

El italiano tenía una importante cantidad de dinero por lo que las autoridades lo consideraron como sospechoso de cometer un delito de evasión de divisas.

Battisti fue condenado en Italia a prisión perpetua por cuatro homicidios ocurridos en la década de los 70 y huyó a Brasil en 2004, donde fue detenido en 2007. Dos años después, a pedido del país europeo, la corte suprema brasileña autorizó su extradición, negada en 2010 por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La última demanda de extradición por parte de Italia fue el 25 de septiembre y, según los medios italianos, el presidente brasileño Michel Temer se habría mostrado favorable, lo que pudo motivar el intento de fuga de Battisti hacia Bolivia.

Battisti se ha declarado siempre inocente de las crímenes que se le imputa, aunque afirma "tener una mirada crítica sobre su pasado, aunque sin arrepentirse".

En junio de 1979, Battisti fue detenido en Milán en el marco de la investigación por uno de los homicidios. Fue condenado a 12 años de prisión por participación en banda armada, pero consiguió evadirse de la prisión de Frosinone, cerca de Roma, y huir a Francia y luego a México, antes de retornar a Francia.

Ahí encontrará refugio al beneficiarse del compromiso del presidente socialista francés François Mitterrand de no extraditar a ningún militante de extrema izquierda que hubiera renunciado a la lucha armada. Una posición conocida como la "doctrina Mitterrand".

Tras su reconversión en escritor de libros policiales, Battisti abandona Francia en 2004 ante la perspectiva de ser extraditado a Italia, pues el entonces presidente francés, el conservador Jacques Chirac, se mostraba favorable a ello.

Battisti benefició entonces del apoyo de personalidades y de intelectuales como la novelista Fred Vargas, el filósofo francés Bernard-Henri Lévy o el Abad Pierre. Pudo huir a Brasil con una falsa identidad y, según él, con la ayuda de los servicios secretos franceses.

Con AFP.