rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Tensiones entre Washington y La Habana por los misteriosos “ataques acústicos”

Por Paula Estañol

Estados Unidos anunció este viernes la retirada de más de la mitad de su personal diplomático en La Habana a raíz de "ataques específicos" aún inexplicados. 21 diplomáticos estadounidenses fueron víctimas de raros ataques aparentemente con dispositivos acústicos o de ultrasonido. Cuba calificó la reacción de “precipitada”.

Estados Unidos decidió reducir su personal diplomático en Cuba en respuesta a una serie de ataques sin explicación, que se especula podrían ser de carácter acústico. Hasta ahora no se ha podido precisar su naturaleza y autoría. La decisión implica también la suspensión indeterminada de la emisión de visados a Estados Unidos y la difusión de una alerta de viajes, en la que advierten a los ciudadanos estadounidenses que no viajen a Cuba.

La Habana no tardó en responder. “Consideramos que la decisión de EE.UU. es precipitada y va a afectar las relaciones bilaterales”, declaró Josefina Vidal, responsable de las relaciones con Estados Unidos en la cancillería cubana, a pesar de que el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, recalcara que Washington mantiene sus relaciones con La Habana.

Estas relaciones, descongeladas en 2015, ahora sufren un duro revés con este episodio, comenta el especialista de relaciones cubano americanas, Arturo López Levy, profesor de la Universidad de Texas.

“Estados Unidos tiene toda la razón de pedir una explicación y una investigación con respecto a estos incidentes con su personal diplomático - hasta la propia comunidad científica no ha podido explicar cuál ha sido la fuente de estos daños”, dijo a RFI López Levy. Sin embargo la advertencia a los viajeros estadounidenses le parece “precipitada”. “En este contexto, lo que se necesita es más cooperación”, no “echar más combustible”, apunta.

Un capítulo digno de la Guerra Fría

Mientras Estados Unidos insiste en que investigará profundamente los hechos, Cuba aclara que cooperará para el esclarecimiento total de este episodio, digno de uno de los capítulos más rebuscados de la Guerra Fría y que mantiene a una veintena de funcionarios estadounidenses y sus familias con síntomas como dolores de cabeza hasta edemas cerebrales. 

“El ala más radical dentro del aparato ideológico cubano ha insinuado reiteradamente que todo esto es la construcción de un pretexto para mover una agenda hacia la ruptura de relaciones”, explica López Levy. “Sin cancelar totalmente esta posibilidad, creo que hay que darle al gobierno estadounidense el beneficio de la duda porque también hay casos de diplomáticos canadienses afectados”, indica. En todo caso, es cierto que el episodio beneficia al ala más crítica del exilio cubano liderado por Marco Rubio que pide volver a la situación antes del acercamiento entre Washington y La Habana, añade.

A seis meses de la salida de Raúl Castro

Para Andy Gómez, director interino del Instituto de Estudios cubano y cubano americanos de la Universidad de Miami, estos ataques llegan en un período crucial para Cuba. “Puede ser un grupo dentro del mismo gobierno cubano, de los más conservadores, que no quiere que se siga avanzando en las relaciones en momentos en que Raúl Castro, en menos de seis meses, va a para el poder a un civil”, señaló a RFI.

Hace unos días, el secretario estadounidense Tillerson y el canciller cubano Bruno Rodríguez se reunieron para hablar sobre la investigación del caso. Las drásticas medidas estadounidenses llegan tras esa cita.

En ese contexto, poco se puede esperar de los avances que se prometían hace más de dos años. Un acercamiento en vía muerta que comenzó a intuirse cuando recién llegado al poder el presidente Trump aclaró que desharía todo lo hecho por su antecesor en el tema cubano.

Trump minimiza la gravedad de la situación de Puerto Rico tras el paso de María