rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Tratado de Libre Comercio Estados Unidos Canadá México

Publicado el • Modificado el

Renegociación del TLC: evidentes divergencias en primera ronda

media
La canciller canadiense Chrystia Freeland con el ministro de economía mexicano Ildefonso Guajardo antes de la primera ronda de renegociación del Tratado de Libr Comercio en América del Norte (TLCAN), este 15 de agosto de 2017 en Washington. REUTERS/Joshua Roberts

La primera de las siete rondas de negociación programadas para renovar el Tratado de Libre Comercio (TLC) permitió constatar lo complejo de la tarea y los enfoques divergentes con que cada país llega a la mesa de discusiones. La próxima ronda se realizará en México, en septiembre.


Después de cinco días de negociaciones, el comunicado común habla por sí mismo: "el alcance y volumen de propuestas en curso de este primer ciclo de discusiones reflejan el compromiso de los tres países para alcanzar un resultado ambicioso y muestran de nuevo la importancia de modernizar las reglas que regulan  el mayor tratado de libre comercio del mundo".

Más allá de las buenas intenciones de forma quedan las palabras de los tres actores que tienen a su cargo esa labor. Robert Lighthizer, el negociador de los Estados Unidos, asi como Ildefonso Guajardo, jefe de los negociadores mexicanos, prevén que las negociaciones "serán difíciles".

Estados Unidos quiere cambiar varias de las reglas de origen, notablemente en la industria automotriz donde se genera gran parte de su déficit comercial, asi como incluir un capítulo laboral dentro del tratado y no como un acuerdo paralelo. Esas propuestas son acordes con la visión del presidente Donald Trump, quien durante la campaña presidencial del año pasado hizo del tema un eje recurrente de su discurso. Trump afirma que es el peor acuerdo nunca antes firmado por Washington pues, asegura, ha provocado la pérdida de 700.000 empleos, una cifra que muchos especialistas cuestionan.

Canadá por su parte insiste en la necesidad de incluir un capítulo sobre derechos sociales, otro sobre medio ambiente y un punto sobre los derechos de las comunidades indígenas.

Las centrales sindicales de Canadá estiman que es necesario dar su lugar "a los trabajadores", es decir respetar las normas internacionales en materia de trabajo.

El gobierno mexicano es el menos claro en sus objetivos. Su representante, el ministro de economía ha dicho que" se trata de ganar, ganar, ganar" y "no volver al pasado", sin aportar mayores precisiones de lo que quiere ese país.

Tanto Washington como Ottawa critican los bajos salarios que paga México, uno de los más bajos de toda Latinoamérica. Lo consideran, con sobrada razón, una suerte de dumping social. Los trabajadores mexicanos tienen el menor ingreso entre los estados miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Veintisiete años después de su puesta en marcha, el Tratado genera entre los tres países un intercambio de 20,6 billones de dólares anuales, es decir más de 20 millones de millones de dólares, siendo los Estados Unidos el país que más se ha beneficiado, independientemente de que el déficit comercial con sus dos contrapartes ha aumentado en forma exponencial.

El Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLC o TLCAN), también denominado NAFTA o ALENA (por sus siglas en inglés y francés), es clave para México pues envía a Estados Unidos y Canadá un 80% de sus exportaciones. El Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense es de 18 billones de dólares contra 1,1 billón de su vecino del sur.

Una nueva ronda de negociaciones tendrá lugar en México a inicio de septiembre y otra en Canadá antes que termine el año. Los tres países buscan llegar a un acuerdo antes del final del primer trimestre del 2018. Las elecciones presidenciales en México, en julio y las legislativas en Estados Unidos en noviembre del 2018, son obstáculos que Estados Unidos, Canadá y México buscan evitar.