rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Tratado de Libre Comercio México Estados Unidos Canadá

Publicado el • Modificado el

¿Qué se juega México en la negociación del TLCAN?

media
Una fila de camiones espera entrar en Estados Unidos en la frontera en Tijuana, México el 2 de febrero de 2017. REUTERS/Jorge Duenes

Comienzan las negociaciones del TLCAN, el ex subjefe del grupo negociador mexicano de la primera versión de 1994, Jaime Zabludovsky Kuper, conversó con Radio Francia Internacional sobre lo que tres países se juegan en esta nueva etapa. "México tiene la oportunidad de lanzar tres grandes mercados", dijo Zabludovsky.


Por Efraín Rodriguez Valdivia
Con nuestro corresponsal en Washington, Xavier Vila.

Para el ex subjefe del grupo negociador del TLCAN para México en 1994, Jaime Zabludsky Kuper, el mensaje es claro. El tratado genera una atmosfera de crecimiento económico para los tres países. Y esta no se debe cambiar. “El acuerdo es un ancla de integración y crecimiento. El 80% de las exportaciones de este país se van al TLCAN”, afirma en diálogo con Radio Francia Internacional.

Ese convencimiento le permite reflexionar en ‘la oportunidad de oro’ de su nación frente a la renegociación. Si el pasado se mostraba providencial, pues las ventas de los productos mexicanos se incrementaron siete veces a los Estados Unidos, el presente debería ser un trampolín de consolidación económica. “México tiene la oportunidad de lanzar su mercado de hidrocarburos dentro del acuerdo, el comercio electrónico y los medicamentos”, explica Zabludovsky Kuper

Sin embargo, también entiende que habrá momentos tensos ante la posición de cada socio. “México no debe aceptar la imposición de impuestos a las inversiones y al comercio (…) No me quiero adelantar sobre si nos ira mal, pero creo que México es cada vez más fuerte tiene acuerdos con Europa, Argentina, Brasil y la Alianza del Pacífico”, detalla.

La visión de los empresarios de Estados Unidos

La comunidad empresarial de los Estados Unidos se inclina por mantener el TLCAN a pesar de la dura retórica en contra del tratado esgrimida por el presidente Trump, enrocado en un discurso nativista en defensa –dice- de la ocupación local, nos explica desde Washington nuestro corresponsal Xavier Vila.

Las empresas estadounidenses consideran que gracias al TLCAN logran vender más bienes a México y Canadá, y auguran una pérdida de puestos de trabajo si el tratado desaparece. La apuesta de los empresarios es hacer modificaciones parciales que pongan el TLCAN al día, en especial en la industria tecnológica, comercio electrónico y seguridad de datos, aspectos no considerados cuando el TLCAN se creó en 1994.

Ante este contexto la gran incógnita gira alrededor de qué aceptará Trump como un éxito en las negociaciones, tras prometer durante su campaña a la presidencia un empuje al sector manufacturero que lo llevó a sacar a los Estados Unidos del acuerdo comercial con 11 países bañados por el Océano Pacifico en enero.

El obstáculo más difícil de superar es, a priori, la voluntad del presidente Trump de reducir el déficit comercial con México, que asciende a 64 mil millones de dólares.