rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Mandatario de Ecuador despoja de poderes a su vicepresidente

Por Efraín Rodríguez Valdivia

Ecuador ha entrado en una crisis política. El presidente Lenin Moreno despojó de sus funciones al vicepresidente Jorge Glas. Éste criticó abiertamente las medidas de austeridad del gobierno.

Esta disputa política representaría una ruptura irreversible en el seno de gobierno ecuatoriano. Jorge Glas fue ex vicepresidente de Rafael Correa, uno de sus hombres más cercanos y una bisagra entre Correa y Moreno. Un hilo conductor para consolidar el continuismo de las políticas socialistas en Ecuador. Glas debía resguardar la herencia de Correa y trazar una línea izquierdista.

Sin embargo, a las pocas semanas de asumir el poder, Moreno aseguró que las recetas de Correa dejaron al país en recesión y al borde del abismo económico. Se abrió entonces un flanco entre ambos. Glas al parecer se inclinó hacia el ex mandatario y rompió con Lenin Moreno. Ante las críticas, el presidente derogó el decreto que atribuía funciones al vicepresidente.

El despojo de sus poderes supone ahora una incógnita dentro del oficialismo. Jorge Glas era también el cordón umbilical con la bancada oficialista Alianza País, mayoritariamente correista. Era el vaso comunicante entre el Congreso y el Ejecutivo. Tras su neutralización queda una interrogante por el momento sobre la reacción de la bancada. Glas flotaría en el esquema político: no puede ser destituido tras ser elegido popularmente pero no ejerce ningún poder concreto.

Tal vez el origen de la crisis era cuestión de días. La relación Moreno-Glas ya venía desgastada: el actual mandatario no soportaba la presencia de Jorge Glas desde que el medio brasileño O Globo publicara un audio donde el ex contralor general de Ecuador, Carlos Pólit, y el alto ejecutivo internacional de Odebrecht, José Conceição dos Santos Filho, hablaban sobre el presunto pago de dinero en manos de Glas por contratos en la era correista. La mancha de Odebrecht había salpicado así a las orillas del gobierno.

Para el politólogo Andrés Gómez Polanco, Correa estaría detrás de la crisis y buscaría desgastar políticamente a Lenin Moreno a fin de retornar al poder en las próximas elecciones.

Sin embargo, el sociólogo Adalid Contreras es más optimista respecto al trasfondo de esta ruptura. Desde su análisis, esta crisis revelaría dos formas distintas de gobierno que deben ser ampliamente debatidas en Alianza País.

Las próximas horas serán claves para determinar si el despojo de poderes de Glas Moreno significa una ruptura irreversible entre Correa y Moreno.

Entrevistados: Adalid Contreras, sociólogo, y Andrés Gómez Polanco, politólogo.