rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

El futuro de Temer en manos de los diputados

Por Lucile Gimberg

La Cámara de diputados  de Brasil decide el miércoles si archiva o si envía al Tribunal Supremo Federal la denuncia del fiscal general contra Michel Temer por corrupción pasiva. Primer mandatario en funciones en esta situación, Temer es acusado de haber aprovechado su posición de jefe de Estado para pedir unos 150.000 dólares, al gigante de la carne JBS, involucrado en un mega escándalo de corrupción.

Es una nueva prueba de fuego para el ya debilitado presidente de Brasil. Catorce meses después de remplazar a Dilma Rousseff, destituida por maquillar las cuentas públicas, Temer no escatimó esfuerzos para convencer a los diputados de mantenerlo en su cargo. En las últimas semanas se reunió con decenas de legisladores y logró que una comisión recomendara, aunque no de manera vinculante, archivar el caso.

“La decisión de los congresistas va a ser fundamentalmente política. La cámara no va a analizar si Temer es o no culpable. Sino que es una apreciación para investigación porque la constitución brasileña determina una protección del mandato presidencial acerca incluso de investigaciones judiciales”, dice Rafael Cortez, politólogo y socio fundador de la Consultora Tendencias en Sao Paulo.

Para que prosiga la investigación en su contra, deben votar en este sentido los dos tercios de los diputados, es decir 342 representantes. Algo que se ve poco probable hasta ahora, a pesar de algunas defecciones.

Por su parte, la oposición amenaza con boicotear la sesión para que, ante la ausencia del quorum necesario, la votación sea postergada.

“Su destino político está basado en la incertidumbre, en torno a los efectos políticos y económicos de un nuevo cambio en Brasil. Nosotros ya pasamos por un proceso de impeachment que fue muy traumático durante el mandato de la presidenta Dilma. Una nueva transición política tendría efectos muy complicados. Esta incertidumbre, de lo que significa un cambio, es la principal arma del presidente Temer”, dice Cortez.

Si los diputados brasileños envían la acusación ante la Corte Suprema, el presidente Temer será suspendido por hasta 180 días y lo remplazará el derechista jefe de la Cámara de diputados, Rodrigo Maia.

Si finalmente es hallado culpable, será destituido y se organizará una elección indirecta en el Congreso para completar este agitado mandato.