rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

México Elecciones

Publicado el • Modificado el

Una mujer candidata de CNI-EZLN a la presidencia de México

media
María de Jesús Patricio Martínez en la conferencia de prensa en la que el Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno anunciaron su candidatura a la presidencia de México. 28 mayo 2017. captura pantalla

Tras largos meses de consultas los pueblos que han sido "golpeados por años" nombraron este domingo a su candidata a la presidencia de México. La nahua María de Jesús Patricio. Sólo unidos "podremos destruir este sistema que nos está acabando a todos", afirma.


La conferencia de prensa en la que el Congreso Nacional Indígena (CNI) y el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) presentaron a su candidata a la presidencia de México para la elección del 2018 fue breve, precisa y directa. Vestida de blanco y con un bordado rojo, María de Jesús Patricio Martínez, la mujer designada para ser vocera de las comunidades indígenas del país se veía un principio inquieta, pero sus palabras fueron precisas y directas. En una corta introducción que no duró más de 7 minutos, ésta Nahua del sur de Jalisco, como se definió, subrayó la magnitud del desafío. "Vamos a pelear por la vida", dijo.

María de Jesús también dejó en claro el tipo de campaña que harán los desposeídos de México. No se trata "tanto de trabajar en la cuestión de llevar votos, de ir a sentarnos en la silla 'maldecida". Nuestra participación es por la vida, es por la organización, por la reconstrucción de nuestros pueblos que han sido golpeados por años y años. Tenemos que buscar una forma para seguir existiendo", añadió.

El proceso que condujo a la designación de Patricio Martínez, quien nació en la comunidad nahua de Tuxpan, Jalisco (sobre la costa del Pacífico) comenzó meses atrás, incluso años. El CNI se fundó en 1996, pero fue en la pasada década cuando inició un trabajo de reflexión y acciones comunes con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, que vió la luz en enero de 1994, al mismo tiempo que el gobierno mexicano ponía en marcha el Tratado de Libre Comercio (TLC) con estados Unidos y Canadá. Tras un largo y difícil combate que duró años, las comunidades zapatistas se concentraron en la organización y extensión de la autonomía en los municipios de Chiapas (sureste) donde están presentes. Los grandes medios de comunicación acostumbrados a la inmediatez se olvidaron de ellos, algunos incluso decretaron su muerte por disolución.

La presencia de una mayoría de representantes de las 70 etnias que pueblan México en el acto del domingo puso una vez más las cosas en su sitio. "Vamos peleando por la vida y eso incluye la tierra, el agua, los árboles. Todo. Y se lo están acabando. Es difícil dar este paso pero es necesario, si queremos que nuestros pueblos sigan existiendo", dijo la candidata quien enseguida preciso que ella es la portavoz de los 71 Concejales, hombres y mujeres que serán el Concejo Nacional Indígena de Gobierno.

La Universidad de Guadalajara difundió un perfil de la vocera del CIG en el que, entre otras cosas puede leerse que su vocación de médico la acompaña desde pequeña «Cuando observaba cómo las mujeres mayores, entre ellas mis tías y mi abuela, curaban a los enfermos de susto, espanto, aduendado, bilis, debilidad o canícula.

"Mi tía Catarina, por ejemplo, hacia las limpias con plantas y preparaba ungüentos que esparcía por todo el cuerpo de los enfermos", cuenta la "Historia de Vida de María de Jesús Patricio" en la revista Tukari. Hoy Marichuy dirige la Casa de Salud Calli tecolhuacateca tochan, lugar para el ejercicio y desarrollo de la medicina indígena tradicional de la comunidad nahua de Tuxpan.

Sólo unidos "podremos destruir este sistema que nos está acabando a todos", sentenció María de Jesús Patricio Martínez.