rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Chile aborto Iglesia catolicismo derechos de la mujer

Publicado el • Modificado el

Congreso da primer paso hacia el aborto terapéutico

media
Manifestantes en favor del aborto, este 4 de agosto de 2015, ante el Congreso chileno, en la ciudad de Valparaíso. REUTERS/Rodrigo Garrido

La Comisión de Salud de la Cámara baja chilena aprobó la idea de legislar sobre el proyecto de ley sobre aborto terapéutico, impulsado por el gobierno de Michelle Bachelet. Un primer paso hacia la despenalización de la interrupción del embarazo en tres causales: riesgo vital para la madre, inviabilidad del feto y violación.


Chile es uno de los pocos países del mundo donde no se permite abortar en ninguna circunstancia.

Hasta 1989 y por más de 50 años, la interrupción del embarazo estuvo autorizada en caso de peligro de muerte de la madre o inviabilidad fetal. Pero, justo antes de dejar el poder, el ex dictador Augusto Pinochet la prohibió.

Desde el retorno de la democracia hace más de 25 años, varios proyectos de ley han intentado restaurar el aborto terapéutico pero ninguno ha prosperado, en parte por la influencia que la Iglesia católica tiene en la política y en la opinión pública.

Pero las cosas han cambiado. Hoy las encuestas indican que un 70% de los chilenos respalda el aborto terapéutico en los tres causales que define el proyecto de ley del actual gobierno. Es decir en caso de riesgo vital para la madre, de inviabilidad del feto o de violación.

La presidenta socialista, Michelle Bachelet, que ingresó la iniciativa al Congreso el pasado 31 de enero, cuenta además en este segundo mandato con una mayoría para lograr su aprobación por el poder legislativo.

Restituir a las mujeres la libertad de decidir.

Este martes, con los ocho votos a favor del oficialismo y cinco en contra, la Comisión de Salud de la Cámara baja chilena dio el primer paso, al aprobar la idea "en general" de legislar sobre esta iniciativa.
Los diputados tendrán hasta finales de agosto para hacer aportes al proyecto que votarán "en particular" el próximo 8 de septiembre. El texto pasará entonces al debate en la sala de Diputados.

"Es un día histórico", dijo al terminar la sesión el diputado PS y presidente de la Comisión de Salud, Juan Luis Castro. "Ninguna mujer va a ser obligada a interrumpir su embarazo, lo que aquí se ha hecho es restituir a las mujeres la libertad de decidir", recalcó Castro quien también es médico.

Tal y como está el texto ahora, para poder realizar un aborto en los tres casos indicados, se requerirá el diagnóstico de dos médicos, excepto cuando la mujer necesite atención inmediata por riesgo inminente de su salud. En ese caso, bastará la opinión de un solo profesional.

Los legisladores que votaron en contra destacaron por su parte que de aprobarse éste mismo, se abriría la puerta al aborto libre en el país.

Los obispos movilizados en contra de la iniciativa.

Ante las posibilidades de éxito de la iniciativa, la Iglesia católica chilena y sus sectores allegados saltaron con fuerza al escenario. A principio de mes, la Conferencia Episcopal publicó una carta en el diario conservador El Mercurio en la que recordaba a los legisladores cristianos “su irrenunciable e inexcusable deber de promover leyes justas y de no colaborar con una ley de aborto”.

La organización Acción Familia difundió, en el mismo medio, una carta firmada por varios obispos del país en la que advertían a los fieles que independientemente de sus “legítimas opciones políticas”, a ellos también “les cabrá la prohibición moral de dar el voto a favor de un candidato que haya apoyado el proyecto de aborto”.

Por otra parte, en paralelo a la votación en la Comisión de Salud, el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) lanzó un video en la que diversas figuras de la política y de los medios de comunicación expresan su apoyo a la iniciativa a favor del aborto terapéutico.